Un nuevo pacto fiscal sí sería una verdadera transformación: Silvano Aureoles

quinto informe silvano

Morelia, Michoacán
18 de agosto de 2020

Amigas y amigos, a todas y todos, a la sociedad en general, a los actores políticos, económicos, sociales, a los investigadores, académicos, a los analistas.

A todos aquellos que están interesados en la vida pública, en cómo se maneja y cómo se sostiene la federación, dicho de otra manera, el gobierno federal, los gobiernos estatales y los gobiernos municipales para poder tener ingresos públicos y con ello, atender sus responsabilidades que no son otras que las necesidades de la población en sus diversos rubros.

Pero este pacto fiscal reflejado en la Ley de coordinación Fiscal ha perdido su vigencia, se ha vuelto obsoleto.

Esto en términos sencillos qué significa, que de cada peso que recauda o cobra la hacienda federal le regresa a los estados y municipios 20 centavos.

Es decir, de cada 100 pesos, el gobierno central se queda con 80 y nos regresa a los estados y municipios 20 pesos, de allí los estados nos quedamos con una parte y la otra parte la trasladamos a los gobiernos municipales.

Por eso mi llamado el presidente de la República, a los diputados y diputadas federales, senadores y senadoras para que juntos, con los gobiernos estatales y municipales y los actores que deban de participar, lleguemos a ese momento, a la realización de una nueva Convención Nacional Hacendaria, que refleje lo que realmente somos como República y le demos la fuerza y los instrumentos que requiere un verdadero federalismo.

Pero cada vez que decimos esto, vienen las descalificaciones. –ah es que quieren más dinero para robárselo, para desviarlo, y usarlo para otras cosas-, porque además, nos han puesto mil candados a estados y municipios para poder tener acceso o conseguir recursos a través de distintos instrumentos que están hoy al alcance.

Y te dicen -no es que nada más lo quieren para usarlo mal y luego endeudan a sus estados y municipios-, eso es un discurso y una narrativa falsa, que lamentablemente la gente no la conoce y muchas veces compra este discurso.

Y sólo les ilustro con un tema, la deuda que tiene el gobierno federal es de 12 billones y medio, 12 billones y medio, que por cierto este gobierno en turno que decía que no iba a endeudar, ya ha endeudado al país con más de 500 mil millones de pesos.

Porque al término de la administración pasada, lo que representaba la deuda pública del Producto Interno Bruto era del 46%, a eso que equivalía la deuda pública.

A estas alturas, la deuda pública representa el 53% del Producto Interno Bruto del país.

Si yo comparo el país con mi estado Michoacán, van a ver la diferencia, Michoacán tiene una deuda de 20 mil millones de pesos y un presupuesto anual de 72 mil millones de pesos.

Si yo comparo la deuda con mi presupuesto anual y con mi Producto Interno Bruto, el porcentaje de la deuda de Michoacán representa apenas el 4.5 de su Producto Interno Bruto, si esto lo comparo con el gobierno federal tiene un 53% de su Producto Interno Bruto comprometido en la deuda pública.

Por eso la pregunta es, quién ha usado el dinero y no lo ha usado bien, quién se ha quedado con la hacienda pública y no lo han aplicado bien.

Porque lo que tenemos es un país endeudado.

No voy a descansar hasta que un día lleguemos a un nuevo esquema de distribución de la hacienda pública y que eso será a través de una Nueva Convención Nacional Hacendaria y de un nuevo pacto fiscal, de una nueva Ley de Coordinación Fiscal y una nueva fórmula que sea equitativa para todas y para todos los mexicanos.

Eso es lo que hoy requerimos, por eso mi llamado, porque estos son los tiempos para hacerlo, eso sí sería una verdadera transformación del país si cambiamos la injusta distribución de la riqueza que generan todas y todos los mexicanos.

Por su atención muchísimas gracias.