Salud comunitaria, para disminuir dengue y coronavirus: Gobernador

quinto informe silvano

Morelia, Michoacán,
27 de julio de 2020.

Hoy quiero hablarles de los dos virus que amenazan la salud de la población en el estado, el coronavirus y el dengue.

Del dengue se habla poco, pero hasta el 24 de julio registramos en el Estado de Michoacán, 637 casos de dengue clásico y 58 casos de dengue hemorrágico; esto significa más del 200% que el año pasado.

El dengue se transmite por picadura de un mosco y sus síntomas son fiebre, dolor de cabeza y dolor de cuerpo, síntomas que se pueden confundir con los del COVID-19.

Por eso, llamo a toda la población, especialmente a los habitantes de Huetamo, Apatzingán, La Piedad, Zamora, Ixtlán, Sahuayo, Los Reyes, municipios donde actualmente hay brotes de dengue, a mantener sus patios limpios, libres de cacharros que estanquen el agua de lluvia, así como a limpiarlos de todo tipo de maleza.

Respecto a la crisis que enfrentamos por coronavirus, a pesar de que llevamos cinco meses de epidemia, la emergencia de salud todavía está lejos de terminar.

El peligro de contagiarse sigue entre nosotros, y toda la población tenemos aún la responsabilidad de mantener la guardia en alto, para prevenir y evitar más contagios de Covid.

Desafortunadamente la cifra de contagios y muertes en el país sigue aumentando a diario.

Ni las autoridades, ni la población en general podemos ser indiferentes a los más de 43 mil muertos en el país por coronavirus. Este número representa miles de familias que han perdido a abuelos, abuelas, padres, madres, hijos, hijas, familias que han perdido a algún ser querido.

En Michoacán, no queremos que las muertes por COVID se normalicen, porque en buena medida, pueden evitarse muchas de ellas si continuamos la estrategia con la que hemos venido trabajando hace meses.

Por ejemplo, durante esta semana nos reuniremos con los gobiernos municipales que tienen bandera amarilla, evaluaremos y tomaremos las decisiones necesarias para esta última semana de julio.

También, con base en las cifras de contagios y muertes que se registren el estado durante esta semana, haremos el balance mensual, para definir si continuamos con la etapa de reactivación de espacios públicos y negocios al 75 por ciento, definida para el paso 3 de la Nueva Convivencia.

Este tipo de trabajo, en el que el gobierno estatal va de la mano con los ayuntamientos, los centros de salud, hospitales y la ciudadanía como responsable de su propio cuidado, se le llama salud comunitaria, y hasta ahora, en Michoacán nos ha demostrado que esta unidad es una ruta para tener un manejo controlado del número de contagios y de muertes.

Esa es la fórmula que, hasta ahora, insisto, nos ha permitido manejar la crisis, y es la ruta que debemos de seguir hasta que se tenga la vacuna en el mundo y su disponibilidad en México, en nuestro país.

La salud comunitaria, también nos está llevando poco a poco, a modificar hábitos sanitarios de toda la sociedad michoacana; y aquí quiero destacar el papel que están jugando nuestros Guardianes de la Salud, que son las y los encargados de promover la mejora en las prácticas sanitarias, sobre todo en negocios, espacios públicos como plazas, parques y calles, y que ahora activaremos en las comunidades para nuevamente reforzar con más información, sobre los cuidados para prevenir la enfermedad.

La pandemia de Covid todavía está muy activa, por eso les pido que mantengamos la guardia en alto: no nos expongamos, salgamos solo cuando debamos cumplir alguna tarea esencial para nuestras familias.

A quienes anden en la calle, hay que recordarles que usar el cubrebocas salva vidas, hay suficiente evidencia científica e información que lo comprueba, los países más desarrollados incluso ya lo han adoptado como una práctica necesaria para la vida, a partir del COVID, lo mismo que lavarse las manos continuamente.

Sigamos atentos, respetando las reglas, pero sobre todo seamos solidarios con la gente que tiene mayor riesgo de desarrollar la enfermad.

Es un momento difícil, duro, por las vidas pérdidas, por la amenaza para la salud, por las consecuencias económicas, y las afectaciones a los que menos tienen, pero en medio de este complejo panorama, debemos ser conscientes de que, si nos relajamos en las medidas, todo se puede empeorar.

En esta temporada se suma el dengue, pero pronto será también la temporada de influenza. Solo la responsabilidad, el compromiso, la acción consciente de todas y de todos, nos permitirá transitar este reto difícil.

Hoy más que nunca pongámonos la camiseta de la prevención, unidos vamos a evitar muchas muertes y contagios por dengue y por coronavirus.

Muchas gracias.