Regreso a clases virtual, para proteger la salud y salvar vidas: Silvano Aureoles

quinto informe silvano

Morelia, Michoacán,
23 de agosto de 2020.
Son muchos los retos que nos ha traído esta epidemia.

Hoy quiero hablarles del gran reto que existe en el tema educativo, sobre todo, de las implicaciones del regreso a clases de manera presencial a las aulas.

Hasta que no exista una vacuna, una medicina o cura para esta enfermedad este es uno de los desafíos más grandes que vamos a vivir en las próximas semanas y meses, por todo lo que conlleva y por la cantidad de variables que se cruzan.

Primero que nada, quiero insistir y ser muy claro en lo que hemos venido diciendo en Michoacán, hoy en estas circunstancias y atravesando uno de los puntos más críticos de la epidemia, no existen las condiciones en el corto plazo para pensar en un regreso presencial a clases en nuestro estado.

Esto se ha determinado así en el Gabinete de Crisis del Gobierno que yo encabezo en el Estado, particularmente por el gran número de estudiantes y personas que deben de moverse para ir a la escuela, para ir a clases, para ir a las aulas.

Para que nos demos una idea del peligro que implicaría les comparto algunas cifras, en el estado de Michoacán tenemos más de un millón 400 mil niñas, niños y adolescentes, jóvenes que van a educación básica, educación media y educación superior.

Si a esto le sumamos el número de maestras y maestros, auxiliares, trabajadores de la educación en general, la cifra se nos va a más de un millón y medio de personas que tendrían que salir a las calles, llegar a las escuelas.

La movilidad que implica al interior de las escuelas y en consecuencia podría expandirse un contagio colectivo en las escuelas o en los trayectos, cosa terriblemente grave.

A esto hay que sumarle, la cantidad de mamás, papás, parientes, hermanas, hermanos, tíos, abuelos, abuelas que en muchas ocasiones son quienes acompañan a las niñas y los niños a la escuela.

Esto nos lleva a que la movilidad de personas se acerque a los dos millones y que se dé este encuentro, esta movilidad en más de 15 mil puntos, cosa que evidentemente aumenta el riesgo de contagio y que esto nos colocaría en escenario de rebrotes con riesgo de que salgan de control.

Sabemos, lo sé, que ya son muchos días, semanas y meses que las niñas y los niños y adolescentes están encerrados o han limitado su movilidad.

Y sabemos que esto genera tensión en el seno de las familias, genera presión, desesperación.

Sin embargo, no debemos de perder de vista que el bien superior, en este momento, es proteger la salud y salvar la vida.

Todas y todos debemos de hacer un esfuerzo mayor para adaptarnos, lo más pronto posible y lo mejor posible, a la Nueva Convivencia.

Que implica también adaptarse a nuevas formas de estudio, para que nuestras hijas e hijos no se rezaguen en su aprendizaje, no se rezaguen en su formación educativa.

A las madres, padres, abuelas, abuelos, quiero decirles también que, desde hace varias semanas estoy reuniéndome y trabajando con un grupo de especialistas y nueve gobernadores más para analizar y encontrar el mejor modelo y realizar de manera ordenada y segura un eventual regreso a clases de manera presencial.

Porque ahora habremos o estamos iniciando de manera virtual y lo haremos de otra manera cuando haya disminuido el riesgo de contagio o sepamos que hay elementos para controlar la enfermedad.

Como les he dicho también en Michoacán no se va a exponer a nadie, mucho menos a nuestras hijas e hijos, por eso estamos trabajando en un esquema y en un sistema de indicadores para tener mejores elementos y poder tomar las mejores decisiones.

Asimismo, aprovecho para adelantarles que estoy revisando con el Gabinete de Crisis y de la mano de la Secretaría de Salud, de las autoridades en Salud, la mejor manera de realizar las celebraciones de los festejos patrios sin que se ponga en riesgo a nadie.

Como mexicano sé la importancia que tienen los festejos patrios para nosotros, son sumamente importantes, son parte de nuestra identidad, son parte de nuestra historia, representan la memoria histórica de nuestros pueblos.

Sin embargo, hoy más que nunca la mejor forma de celebrar y hacer patria es protegiendo la salud y la vida de nuestra gente y no arriesgándola.

En los próximos días compartiré más detalles sobre las decisiones y acuerdos respecto a este tema de los festejos patrios y otros.

Pero por el momento, quiero insistir y pedir toda su responsabilidad y pedir su apoyo para seguir atendiendo las medidas de sana distancia, del uso riguroso y estricto del cubrebocas, el lavado de manos y lo más importante, si no tiene necesidad de salir por favor, quédate en tu casa.

No es tiempo de bajar la guardia, estamos en un momento crítico, donde todas y todos debemos ser responsables para evitar que el descuido y las ganas de salir maten a nuestros seres queridos.

Muchísimas gracias.