Participa Silvano Aureoles en 9º Seminario Internacional de la FIL

Morelia, Michoacán,
A 5 de diciembre de 2020

Agradezco mucho la invitación.

Reconocer que la FIL es y siempre ha sido un espacio de debate, replanteamiento y cuestionamiento plural, incluyente y apartidista.

La convocatoria para hablar de un nuevo pacto social, necesariamente conlleva la insinuación de que el pacto social vigente está agotado, y agradezco la invitación para participar en esta discusión impostergable.

Si vamos hablar de un nuevo pacto social, estamos obligados a pensar cómo vamos a conducir un país con 10 millones de nuevos pobres, y con una década pérdida, en materia económica y desarrollo social.

Es cierto que durante muchos años y con muchas fallas, en México el pacto social se sostenía con alfileres, pero también es cierto que hoy se le están quitando esos alfileres, al querer concentrar todas las soluciones en un modelo de gobierno excesivamente centralista.

Esta visión, además de no dar resultados, también anula el cumplimiento del pacto social desde lo local, al debilitar a las entidades federativas y municipios, mediante el recorte de sus capacidades financieras, que no son sino capacidades de solución.
El pacto social es un acuerdo que genera responsabilidades y concede beneficios. Las responsabilidades aceptadas por los ciudadanos es el pago de impuestos, y sus beneficios son el conjunto de derechos humanos, políticos, culturales y sociales que debe garantizar el Estado Mexicano.

Hoy, el escenario de las Entidades Federativas es que se enfrentan a una realidad crítica, tenemos que hacer más con mucho menos. Durante las últimas 3 décadas, se descentralizaron muchas responsabilidades, pero se centralizaron excesivamente los recursos en la Federación.

La evidencia inmediata, durante la crisis sanitaria y el confinamiento social, son las disminuciones al gasto federalizado en este año y la enorme caída en el 2021:

1.- El gasto federalizado, a septiembre de este año 2020, registró una caída de más de 80 mil millones de pesos para estados y municipios.

2.- El gasto federalizado aprobado para el 2021, cae casi 200 mil millones de pesos.

En términos prácticos, el gasto federalizado que ejercerán los Estados y municipios en 2021 es mucho menor, incluso, al que se tuvo en el año 2018.

El fracaso absoluto del pacto fiscal, es esta nueva y aterradora cifra de 10 millones de nuevos pobres, en tan solo 9 meses de epidemia.

Es innegable ya, que el pacto fiscal no cumple con el actual modelo de país, porque fue pensado para una sociedad que ya no existe.

Tenemos un pacto de hace casi medio siglo de vida, que ya no cumple con su objetivo fundamental que fue ser un mecanismo compensatorio, resarcitorio: la relación Producto Interno Bruto Estatal y Gasto Federalizado está desequilibrada, en detrimento de los Estados y Municipios.

México no puede avanzar con una fórmula de distribución donde de cada 100 pesos, 80 de ellos los ejerza la federación y 20 se los repartan estados y municipios.

Con 20 pesos, o 20 centavos de cada peso, es imposible que podamos cumplir los derechos básicos de los ciudadanos de nuestros estados, como los servicios educativos, de salud, de seguridad pública o las nuevas necesidades surgidas a raíz de la epidemia como es reactivación económica, la seguridad pública y el abasto de alimentos.

Esta es la discusión, sin duda, por lo menos yo estoy convencido de ello, a la que el Estado mexicano no puede renunciar y es la que un grupo de gobernadores lo estamos poniendo, como ya lo mencionó mi colega Enrique Alfaro, sobre la mesa, porque así lo demanda la agenda emergente nacional, es momento de irnos a fondo en revisar y transformar un modelo que ya no responde a las necesidades del país y de los mexicanos.

Segunda intervención

Quisiera yo reflexionar un poco en torno a lo que nos está sucediendo.

Para el caso de Michoacán las proyecciones nos indican que casi medio millón de más pobres tendrá Michoacán.

Esto significa una tragedia, porque la última medición del CONEVAL en 2017, nos había dado cifras muy positivas, en Michoacán habíamos logrado avanzar y que salieran de la pobreza extrema 150 mil personas y 400 mil de la pobreza media, digamos promedio, sin embargo, la realidad que hoy tenemos, nos echa por tierra estas cifras.

El escenario que tenemos enfrente es que el gasto federalizado para el 2020, se nos caen 2 mil 500 millones de pesos, esto es la mitad del presupuesto que tiene la secretaría de salud en Michoacán.

Peor aún, en el presupuesto 2021, Michoacán deja de recibir más de 7 mil millones de pesos. Esto es dos veces el presupuesto que ejerce la secretaría de seguridad pública en el estado.

De estos tamaños son los boquetes.

Si agregamos la extinción de fideicomisos de recursos que directamente ejercía el gobierno estatal con la federación y terceros, el próximo año dejarán de ejercerse más de mil 300 millones de pesos.

No obstante, en medio de la epidemia y con recursos propios, realizamos medidas extraordinarias para enfrentar la crisis y que Michoacán no se paralizara:

1.            Homologamos y mejoramos el salario del personal de salud,

2.            La inversión en hospitales y en espacios para la atención de la salud.

3.            Avanzamos en la reconversión hospitalaria para garantizar la atención a pacientes COVID,

4.            Otorgamos crédito a micro, pequeñas y medianos empresarios;

5.            Devolvimos las contribuciones en el caso del impuesto sobre nómina y hospedaje en los meses de junio a septiembre.

Yo siento que con estas decisiones, lejos de avanzar lo que hace es debilitar la capacidad de las entidades federativas, y coincido absolutamente con lo expresado con Enrique, la corrupción no se combate con buenas intenciones, se combate con la aplicación de la ley, con el fortalecimiento de las instituciones, y la capacidad institucional para ejercer la ley.

No se combate con linchamientos mediáticos como hoy vemos todos los días por las mañanas, creo que eso le hace mucho daño al país porque sólo divide y confronta y no genera ninguna solución de fondo.

Tercera intervención

Coincidimos mucho con tu planteamiento Marco, te hacemos esa cordial invitación a unirte a la Alianza Federalista.

El momento que vivimos por la pandemia nos ha generado muchos cambios, nuevos retos, desafíos para todos los países del mundo y nosotros no somos la excepción.

Esto nos lleva a acelerar nuestra conclusión de que el pacto fiscal actual es insostenible, es inviable que requerimos un nuevo arreglo institucional, un nuevo arreglo jurídico entre el Gobierno Central y las entidades federativas, es decir, ese tema es impostergable su revisión.

Puedo afirmar que la crisis sanitaria a puesto en evidencia a un país anticuado en sus estructuras financieras e injusto en su forma de distribuir la riqueza, la Hacienda Pública que es de todas las mexicanas y los mexicanos.

El gran reto es lograr los grandes cambios en relación a la coordinación fiscal para que podamos darle soporte al pacto social: los diferentes niveles de gobierno tenemos que lograr que México esté en condiciones de revertir lo antes posible, los daños causados por la crisis sanitaria; como el acceso a la alimentación universal, garantizar el primer nivel de atención en la salud, así como las nuevas necesidades emergentes como garantizar el derecho a un medio ambiente sano, sustentable y sostenible, o el acceso a las tecnologías que es hoy una gran necesidad.

Por eso, los gobernadores agrupados en la Alianza Federalista, hemos hecho varias propuestas, destaco dos, le hicimos llegar a la Cámara de Diputados la propuesta de distribución del recurso, diciéndole cuánto y de dónde podría ser la fuente, para hacerle frente a las dificultades severas del 2021.

A Michoacán le recortaron 7 mil 728 millones de pesos, esto es insostenible bajo esta lógica de quitarle el dinero a los estados y dejárselo al Gobierno Central para su ejercicio.

Hicimos una propuesta que no fue tomada en cuenta, no se le movió ni una coma a la propuesta que envió el Gobierno Federal a la Cámara de Diputados.

Y, la otra que estamos haciendo Mauricio, es necesitamos urgentemente una nueva convención nacional Hacendaria, se lo hemos hecho formalmente al presidente y ya llevamos como 10 cartas solicitándole un espacio de diálogo y nada más nos contesta que es politiquería que es grilla, que es porque andamos en temas electorales.

Imagínate que un gobernador les contestara a sus presidentes municipales, que está obligado a recibirlos por mandato constitucional, que les diga que no porque pone en riesgo la investidura de la gubernatura, al buen entendedor pocas palabras, es decir, no quiere recibirlos, no quiere diálogo con los gobernadores.

Nosotros ya le hicimos la propuesta, y haya respuesta o no vamos a convocar en enero a una gran discusión, a la sociedad en general, a los Gobiernos locales todos, municipios y desde luego al Gobierno Federal a ustedes los académicos, intelectuales, especialistas, a que le entremos a una discusión, seria, responsable y profunda y que los incluya a todos.

Y coincido en que debemos de juntarnos y discutir sin ninguna fobia.

Gracias Mauricio.

Cuarta intervención

Gracias Mauricio.

Yo coincido y respaldo la propuesta que dejó sobre la mesa el Gobernador Alfaro, y un poco le diría a mi colega Barbosa, a mis compañeros, fuimos diputados y además militamos en un mismo partido por muchos años.

Que no puede ser ahora el argumento, de que porque así estaba así hay que dejarlo, al revés, esto que no funciona hay que debatirlo y cambiarlo, yo creo que ésta, es una gran oportunidad a la que estamos convocados ahora.

Sí lo ejerció el régimen priísta, lo mantuvo el régimen panista, pero ese argumento de -para qué lo discutimos si así estaba- hay que entrarle a la discusión con responsabilidad y con respeto, porque así lo demanda México, así lo demandan los mexicanos en las circunstancias actuales.

Yo creo que además, casi 105 mil muertos por el COVID, nos debe de llamar a la reflexión profunda y a cerrar filas entre todas y todos para sacar a México adelante, sacar a nuestros estados, y poder remontar este gran reto que hoy tenemos enfrente.

Es de verdad de reconocerse Mauricio esta convocatoria, y yo veo que salen buenas cosas de estas reflexiones.

Yo le doy la bienvenida a Marco, a la Alianza Federalista ya vamos a ser más, porque se requiere escucharnos, escuchar voces sensatas, prudentes y con propuestas que a mi juicio son muy buenas.

Luego, reconocerte Mauricio esta iniciativa, a la Universidad de Guadalajara, pero sobre todo este espacio de diálogo y que hay que hacer votos para que la Feria Internacional del Libro de Guadalajara se fortalezca y siga siendo el espacio de encuentro, el espacio de la reflexión, el espacio donde se retome la agenda nacional y podamos desde ese espacio construir las grandes soluciones que hoy demandan los grandes retos que enfrenta México y por supuesto que enfrentamos en las entidades de la República.

Coincidimos absolutamente en la necesidad, o más bien ese es nuestro planteamiento, hay que ir a una revisión profunda de un nuevo federalismo, y de la construcción y fortalecimiento de todos los instrumentos posibles para el combate a la corrupción que sigue siendo uno de los grandes lastres y cánceres que laceran y lastiman la vida nacional, generan desigualdad, pobreza, todo lo que ya hemos dicho y escuchado por mucho tiempo.

De tal manera que yo reitero mi agradecimiento Mauricio, abrazo a mis colegas gobernadores, y de verdad felicidades a tu iniciativa y tu convocatoria.

Muchas gracias.