Nuevo acuerdo educativo


Morelia, Michoacán
27 de enero de 2020

Muy buenos días.

Queremos, de manera muy resumida, compartirles qué implica el nuevo acuerdo, de entrada es importante precisar que aunque en reiteradas ocasiones se ha hablado de federalización, en realidad lo que sucedió el jueves pasado es la firma del nuevo acuerdo.

Porque si nos fuéramos a la definición o a la esencia de lo que se entendió o se explicó como federalización es otra cosa y en mucho tiene que ver porque el señor Presidente de la República en reiteradas ocasiones lo dijo, tanto aquí como fuera del estado, en la conferencia de las mañanas, él habló del modelo de la ciudad de México.

Pero hay que recordar que cuando se dio la descentralización, la Ciudad de México no existía, lo que había era un departamento denominado Departamento del Distrito Federal que dependía centralmente del Gobierno Federal, es decir, el regente lo designaba el Presidente de la República.

Incluso, años después de que se dio la reforma política, todavía el Presidente de la República designaba al Procurador y el Secretario de Seguridad Pública de la ciudad, los cambios para convertir la ciudad en una entidad autónoma, digamos como el resto de los estados de la República, sucedió años recientes.

Eso lo refiero porque cuando se da el primer avance en la independencia o la soberanía de la capital de la República, la educación siempre se quedó en el gobierno central, siempre el gobierno central fue el patrón de los trabajadores de la educación.

Regresar a ese modelo, tiene implicaciones mayúsculas tanto para el Gobierno Federal como para el Gobierno del Estado, empezando por uno que es el Fondo de Pensiones que generaría algunas dificultades para nosotros como estado.

Porque en el Fondo de Pensiones Civiles están todos los trabajadores del Estado, todos los trabajadores del Poder Judicial y todos los trabajadores del Poder Legislativo, además de los trabajadores de la educación, y que juntos, los trabajadores tanto del Poder Legislativo, Judicial y del Estado, no llegan ni a la tercera parte de lo que representan los trabajadores de la Educación.

Entonces, tendríamos un serio problema que todavía no hemos encontrado cómo se puede resolver.

Aclarado eso, les platico.

Nuevo acuerdo por la educación de Michoacán.

Como ustedes recordarán, este acuerdo, y ya lo hemos platicado en muchas ocasiones con ustedes, se firmó en el año de 1992, yo me acuerdo que fue el 14 de mayo de 1992 cuando se firmó el común acuerdo denominado para la Descentralización Educativa.

Significó en ese momento las reformas necesarias y demás, así como la creación de un instrumento legal y administrativo para que los estados se hicieran cargo de administrar la educación pública en general con la concurrencia o con el apoyo del Gobierno Federal.

Hay que precisar también que la educación es una política que depende del Gobierno Federal, es decir, el Gobierno Federal es el rector de la educación pública en México y es el que define la política educativa, es decir, planes, programas, modelos, contenidos, currícula, libros y materiales, todo lo genera la Federación.

Porque es el mandato constitucional que tiene el Gobierno Federal, los estados tenemos responsabilidad también en la Constitución, tanto federal como estatal, y la denominada responsabilidad social en la educación, que se precisa aún más en las nuevas leyes de la materia.

Pero en todos los casos, los estados somos concurrentes y coadyuvantes, antes es decir, igual que vemos en otros temas nacionales, los estados nos ajustamos o sujetamos a lo que dice la estrategia nacional o la política nacional, las nuevas reglas en las leyes permiten o tienen margen para un concepto denominado Contenidos Regionales, que es específicamente en el caso de planes y programas de estudio y contenido curricular.

A partir del 14 de mayo de 1992 pasaron muchas cosas, incluso ustedes recordarán que platicábamos que una de las razones por las que ese modelo finalmente tuvo dificultades para aterrizar, entre otras, fue el error de diciembre de 1994, que metió al país en una crisis muy complicada y que el gobierno federal se quedó limitado para cumplir los acuerdos que se habían establecido en el instrumento de referencia.

Para el caso de Michoacán, específicamente, el convenio y la proporcionalidad que se estableció en el convenio de origen se empezó a modificar por las presiones locales y la deficiencia o las limitaciones para cubrirse en el acuerdo general de lado de la Federación.

De haber tenido un porcentaje para 1992, para 1995 ya había cambiado la relación, incluyendo que a partir 1995 se empezaron a firmar las denominadas minutas, en donde se fueron reconociendo sucesivamente prestaciones al magisterio y al magisterio disidente mayormente, minutas que se fueron firmando hasta el año del 2014, que fue el último año en que se firmaron minutas.

Se fue modificando el porcentaje para 1995, para el 2000 y para el 2007 se agravó más, porque el gobierno de Michoacán no signó la Alianza por la Calidad Educativa que, entre otras cosas, incluía el recurso para el crecimiento de las plazas.

Y en estos años, a partir del 2000 más o menos, se disparó el número de plazas de carácter estatal, partiendo de un acuerdo que tuvo la Coordinadora (CNTE) con los gobiernos en turno, y en varios estados sucedió, de las plazas automáticas.

Literal, al no haber firmado el gobierno de Michoacán el acuerdo del 2007 con Felipe Calderón y con el Sindicato Nacional, se limitó la entrega de recursos y se dispararon las plazas de carácter estatal, a tal grado que llegamos a tener 36 mil plazas estatales, todas ellas sin tener el respaldo financiero, pero sí con cargo al estado.

En el año 2014 se reformó la Constitución y se dio lo que fue calificado por la CNTE y por el gobierno actual como “la mal llamada Reforma Educativa”, que en el marco del proceso electoral del 2018 el entonces candidato y presidente se comprometió con los maestros a que se iba a eliminar esa reforma.

Pero esa reforma y las leyes secundarias del momento, para el caso de estados como Michoacán, nos permitió contener por lo menos la ruta de las plazas automáticas, porque en el 2014 también se eliminó el instrumento de coordinación denominado FAEB que es el Fondo de Aportaciones a la Educación Básica.

Y se crea el otro instrumento denominado FONE, el Fondo Nacional para pagar la Nómina Educativa.

Con estas modificaciones y en una coyuntura tan importante el 2014 y 2015 debió haberse conciliado la nómina y poder haber ingresado al FONE literalmente toda la nómina, porque había una serie de requisitos que se podían cumplir para que eso pasara.

¿Quién sí lo hizo?, Oaxaca quien metió literalmente a todo su magisterio al FONE, tienen líos por otras razones, pero no por la falta del pago, porque están en el FONE, que tiene dinero que le pone cada año la Cámara de Diputados, y además lo que se va quedando de las llamadas economías que crece el fondo y por eso siempre tiene recursos.

Por eso incluso, como además es un fondo electrónico, dos o un día antes, les mandan el pago a los maestros, porque allí está el dinero disponible.

No se hizo, porque la Ley Federal de Educación y del Servicio Profesional Docente entraron en funciones el 30 de agosto del año 2015, entrando en vigor la Ley ya no se podía, porque de acuerdo a la ley se cerraba el FONE.

El gobernador Jara en ese tiempo, gobernador sustituto, firmó el documento de referencia del nuevo instrumento el 27 de septiembre del año 2015, es decir, tres días antes de que entregara el gobierno, firmó el acuerdo en donde quedó todo aquello desecho.

A punto quedó incluso, y tuvimos que trabajar horas y noches enteras para poder regularizar 16 mil maestras y maestros que se habían quedado fuera de la regularización.

El acuerdo se firmó tal y como se lo mandaron de México y ya, el resto de la historia ya la conocen.

Hasta allí el recuento histórico para no enredarlos tanto.

¿Qué significa esto?, que desde el 2015 yo he estado en un proceso permanente de gestión buscando regularizar o resolver este tema que no se había logrado.

La respuesta del gobierno en turno fue siempre que no se podía, que la Ley ya no lo permitía, etc., que no había manera de que esto se regularizara.

Y durante más de tres años el gobierno Federal estuvo apoyando a Michoacán, apoyo entre comillas, porque debería de ser una cosa que estuviera resuelta, con dinero de una partida denominada un 080, que es una partida relacionada con los temas educativos.

Pero el déficit que se generó a lo largo del tiempo llegó a 5 mil millones de pesos, que es lo que hemos compartido con ustedes, ¿cómo se cubría este diferencial?, a través de recursos firmados con los convenios de la denominada 080 y a través de otros mecanismos de apoyo, entre ellos un mecanismo que ya no existe denominado FORTAFIN, Fortalecimiento Financiero, que es un fondo que el gobierno federal tenía y que firmando un acuerdo con ellos, en esa materia, hubo un fondo, digamos también con sus ‘a segunes’ de libre disposición.

Con eso se fueron cubriendo siempre; en las épocas más críticas, ustedes saben que literal, el 2018 y 2019, fueron años de muchas limitaciones, porque para poder completar la diferencia de lo que se podía dar vía un 080 tuvo que haber recortes, ajustes y desaparición de dependencias y organismos para poder tener margen y cubrir los compromisos con el magisterio.

Y a partir del 1 de diciembre, que asumió el nuevo gobierno, iniciamos ahora con el nuevo gobierno la negociación en la materia y la primera referencia que tenemos fue en Zacapu, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador habló del tema y dijo que se iba a retomar y se iba a resolver.

¿Qué significa que se resuelva esto compañeras y compañeros de los medios?, que se libera al estado de Michoacán de una pesada losa que ha tenido por casi 30 años, en términos de dificultades de carácter financiero para cubrir los compromisos con el sector magisterial, es quitar esa carga al Estado por no tener las fuentes.

Y se ha ido resolviendo, nosotros traemos, quizás en el año 2019 llegamos a una recaudación estatal de 4 mil 500 millones de pesos que se recaudan por los conceptos que puede cobrar el estado, pero por ejemplo en el 2015, la recaudación fue de 2 mil 800 millones, es decir déficit lo doble de lo que el Estado podía recaudar.

Se ordena y se transparenta el sector, esto compañeros es fundamental porque no solamente queremos estar hablando de dinero y de pagos, sino queremos ordenar el sector y aquí es fundamental el trabajo cercano y coordinado con las maestras y maestros, para que el sector educativo deje de ser un hoyo negro y que se puedan transparentar absolutamente.

¿Cuántas maestras y maestros son?, ¿dónde trabajan?, ¿cuántos alumnos atienden?, todo y saber exactamente cuánto se les paga o cuántos se requieren para cubrir.

¿Qué dijo el presidente López Obrador en Coalcomán?, no quiero maestros que trabajen de martes a jueves, ni aviadores, porque en este desorden, y vamos ponerlo y es el gran reto, que tiene Enrique Estrada en este momento en la parte educación básica, limpiar, porque se fueron revolviendo mucho las cosas, incluso era muy fácil decir -contrátame, necesito que me ayudes con una persona para que me maneje-, -oye una plaza para educación-, y así se fueron creando muchas plazas, que hoy no les diré dónde están muchas de ellas, pero así se fue, porque al cabo ahí todo podía suceder.

Y entonces, el primer paso es ordenar y trasparentar el sector educativo, para que dejemos de estar en el pleito permanente o en la ‘reunionitis’, hablando de todo menos de educación, menos de los niños y menos de la esencia fundamental de la tarea educativa.

Entonces, se ordena y se transparenta un sector que tiene casi 30 años trabajando y operando con problemas y de todo tipo, empezando por las del carácter del salario y conflictos de carácter laboral.

Se crean las condiciones para una mejor relación laboral; yo les he dicho también en nuestros diálogos, que tres temas centrales identifico yo que han sido los más álgidos a través de la historia de este problema:

Uno, el desgaste permanente de una confrontación, a mi juicio a veces innecesaria, de las maestras y los maestros con el Gobierno Estatal principalmente, un conflicto permanente esta separación y está choque permanente de maestras y maestros con el Gobierno del Estado.

Dos, este sentimiento de frustración y de marginación, de discriminación de parte de muchas maestras y maestros, ¿de qué hablo? un sector de ellos que se les paga bien y a tiempo, y otro sector que no se le pagaba ni a tiempo, ni completo etcétera, etcétera.

Y tercero, que a mí juicio es el más importante, pero también el más grave, el daño que se generó por esta circunstancia a las niñas y los niños de Michoacán.

Que a la larga, imagínense 30 años, el que estudiaba la primaria hace 30 años o la secundaria fue afectado, porque incluso la deserción que traíamos en el nivel secundaria era altísima, porque las mamás decían, para que mandamos a los niños al cabo ni clase hay, mejor que no vayan.

Entonces, se afectó mucho la educación y no le pongo apelativos, si es de excelencia o es de calidad, simplemente se afectó terriblemente la educación de nuestras niñas y niños, a tal grado que muchos maestros y maestras preferían llevar sus hijos a la escuela particular, que a la propia escuela pública, porque las razones que ya conocemos.

Esta certidumbre en el pago, debe de darles a las maestras y los maestros, la certeza y la garantía de que tienen su pago asegurado, que tienen sus prestaciones aseguradas y en consecuencia debe de darle certeza a las mamás y a los papás que sus hijos van a tener clase.

Que no se va a abandonar la escuela y que se puede cumplir el calendario establecido por el Gobierno Federal.

Y también incluye este, lo he dicho muchas veces, deseo, y yo creo que esa será la tarea nuestra, de que las maestras y los maestros no tengan que abandonar el aula para ir a protestar porque no les pagan su salario.

No hablo de otras cosas, porque siendo libres pensadores pueden tener otros motivos para expresarse o para manifestarse, pero no será porque no se les paga, y entonces cambia radicalmente la circunstancia.

Y entonces, podemos poner en el centro de nuestra preocupación a las niñas y a los niños, ¿cuál es la razón más importante del sistema educativo?, educar a las niñas de los niños y a los jóvenes, ese es, y entonces el propósito tiene que lograrse con eficacia y con puntualidad.

También se establecen reglas que garantice mejores condiciones laborales, imagínense una maestra, un maestro que van dos años que no se les paga o equis, ¿con qué ánimo creen que llega al aula a darles las clases a los niños?

Pues a cada oportunidad que tiene lo que hace es protestar y expresar su enojo e inconformidad, ¿a quién se lo proyecta?, a los niños que tiene ahí enfrente, que al rato a la larga eso genera también dificultades en la formación.

Y más en esta época de tantas cosas en el ambiente, que en lugar de ser el aula un sitio de tranquilidad, de paz, de armonía, de aprender valores, es decir, se convierte también en una escuela para desarrollar actitudes de insatisfacción y de frustración y enojo.

Así pues, también hay que destacar que hemos tenido algunas dificultades en el marco de este proceso de negociación, que decía yo por primera vez el 5 de abril del 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que se tomaría a Michoacán como piloto para iniciar una nueva relación con los estados en materia educativa.

Porque no somos el único, hay otros estados también en problemas y algunos muy fuertes, ya para que haya algunos que estén más complicados que Michoacán, quiere decir que la cosa no está sencilla.

Luego el Presidente lo volvió a decir en el ámbito nacional, un día en una de sus mañaneras, el pasado, eso fue el 13 de julio del ‘19; lo volvió a decir en Huetamo el 4 de agosto; el 15 de agosto, revisamos cómo anda la cosa.

Y partir de septiembre del año pasado, el Gobierno Federal ayudó a cubrir las quincenas y las prestaciones.

Ustedes recordarán que incluso aquí les compartimos el calendario, y que es la primera vez en la historia, de los últimos 30 años, que se pagó las quincenas a tiempo, se pagaron los bonos y se pagó el aguinaldo, ya en un nuevo esquema trabajado con el Gobierno de la República.

A partir de ese momento, también hicimos ajustes que incluyó el nombramiento de Enrique Estrada y el nombramiento de Héctor Ayala, como encargado de la dependencia para empezar la transición.

Que finalmente culminó todo este recorrido que les he narrado a la carrera, porqué ha sido muy laborioso, casi reuniones diarias, semanales, con la firma del nuevo acuerdo el pasado 23 de enero.

Jueves 23 de enero signamos el nuevo acuerdo con el Gobierno Federal, ahí estamos en la foto con el secretario de Hacienda, el secretario de Educación y su ‘servilleta’, firmando el nuevo acuerdo.

¿Cuál es el centro del tema?, así puntual, la garantía del Gobierno Federal y Estatal de que no les va a faltar el pago a las maestras y los maestros, ya se acabó esa historia.

La ruta todavía no termina, porque ahora viene todo un proceso de reingeniería, que se está trabajando ya desde la Secretaría, que lo revisaremos pronto, se están revisando todas las incidencias ubicadas en el diagnóstico educativo.

Y firmamos el convenio marco, pero hay que firmar los anexos donde ya viene el detalle de las cosas, pero más allá de estos detalles, que vamos a seguir trabajando, yo resalto eso.

Garantía de pago, se le quita una larga losa al Estado de muchos años, y aquí aprovecho para decirles algo.

Ha habido distintas voces, a las cuales respetamos mucho, a nivel estatal, donde dicen muchas barbaridades y ocurrencias, hay que precisarles, siempre hablamos de un déficit.

No significa que, a la firma del acuerdo, entonces ya tienes ahí todo el dinero disponible, porque incluso algunos de estos que han estado fijando postura, a mi juicio muy tendenciosa y mal informados, diciendo que entonces el Estado ya no requería un empréstito.

Porque entonces ya el Gobierno Federal iba a resolver el problema financiero del Estado, no, esa era una crisis porque no se tenía el dinero para pagar, y que, a cada quincena, y lo vivimos en los últimos cuatro meses, había que estar una semana antes revisando números y haciendo conciliación para firmar el convenio de ese día para que llegará la quincena.

Eso, ya se termina con el convenio marco, entonces esas versiones son incorrectas, lo que hacemos es, o lo que hace el Estado es dejar de pagar entonces un dinero que no tiene, que nunca tuvo.

Porque la narrativa, de algunos creativos, fue que no se pagaba porque el dinero lo usábamos en otra cosa, o porque no se tomaban las medidas de austeridad, o sea, cosa que es absolutamente falso, nunca existió ese dinero.

Por eso se generó el problema que hasta la fecha nos ocupa, pero bueno, dicho eso, mejor sí ustedes tienen alguna una pregunta…

 

Descarga la presentación