Medioambiente, por el rescate de los bosques


Morelia, Michoacán,
14 de octubre de 2019

Muy buenos días.

Compañeras, compañeros muchas gracias por acompañarnos este lunes por la mañana, lunes 14 de octubre.

Siempre con el agradecimiento por que atiendan esta convocatoria, queremos compartirles un corte de lo que se ha venido realizando en materia del medio ambiente y cuidado de nuestros recursos naturales, se está cerrando ya o prácticamente se cerró, la temporada de lluvias y con ello también las semanas y meses para la reforestación, para la recuperación de áreas de superficie reforestada o perdida.

Entonces para darles un poco el contexto y hoy les vamos a hablar entonces de medio ambiente y recursos naturales del estado de Michoacán.

Como ya lo hemos dicho en otras ocasiones, Michoacán es uno de los estados megadiversos, estamos entre el cuarto y quinto lugar de los estados con el mayor número de biodiversidad, hablo de flora y fauna, quizá el número uno de la República por la ubicación territorial en climas, microclimas, que se llaman zonas endémicas, es decir somos un estado con un enorme potencial en materia de recursos naturales.

Estamos hablando de una superficie de seis millones de hectáreas, de la superficie total de estado, de los cuales el 60 por ciento tienen una vocación de carácter forestal estrictamente, no me meto en los términos técnicos de definirles qué es forestal, pero pues son las áreas donde crecen con mayor facilidad árboles o arbustos dependiendo del clima, la altitud, la precipitación, etcétera.

Entonces más de la mitad del territorio tiene esta vocación para crecer este tipo de árboles, que lo clasifiquen así, aunque también es muy discutible, porque luego las zonas donde hoy hay huertos o hay cultivos, también podrían ser áreas donde crecieran los árboles, pero la que se tiene con mayor potencial, así cuantificada desde hace ya un rato por las distintas técnicas qué hay, es la superficie.

Somos un estado, con un enorme potencial, junto con algunos estados del norte, quizá Michoacán es de los más privilegiados en esa materia, si ustedes se van a la región oriente van a encontrar crecimientos, algunos realmente sorprendentes, por ejemplo, los pinos que llegan a crecer hasta ocho metros en una temporada de lluvia y de cambio de estación, que eso es sorprendente, los técnicos tienen esto muy estudiado, porque es un dato sorprendente del crecimiento que tienen los árboles relacionado con el tipo de suelo, tipo de clima y demás.

Entonces, hay un enorme potencial para ello, sin embargo, también hay que decir, que en las últimas tres décadas, por lo menos en todo el país, hemos tenido un gran daño a la superficie arbolada, o una disminución en la superficie arbolada, en consecuencia daño a los suelos, daño a los mantos acuíferos por los problemas de infiltración y de reducción de la superficie de captación del agua de lluvia fundamentalmente.

Esto nos ha afectado a todos y Michoacán no es la excepción, Michoacán ha perdido también o ha disminuido su superficie arbolada y en consecuencia su capacidad productiva en materia estrictamente maderable, los volúmenes de otrora cosechados de madera en Michoacán, han disminuido por obvias razones.

Hay que precisar que los dos principales factores generadores de daño o que dañan los bosques de México o de Michoacán, son el cambio de uso de suelo ilegal, para meter ganado, para sembrar, para áreas residenciales, para carreteras, tendidos eléctricos, es decir, son muchas cosas y desde luego también contribuye a ello la tala clandestina.

Y otro dato que hay que destacar allí, son los incendios, es decir, no está separada una cosa de la otra, por ejemplo, cuando un poseedor de una superficie de bosque quiere cambiar su uso, hace dos cosas, si es bosque normalmente lo empieza a talar para que no haya necesidad de solicitar el cambio porque ya no tiene árboles y la otra es quemarlo.

Se han vuelto una práctica recurrente los incendios provocados, que lamentablemente no se había tenido, porque hoy ya estamos muy avanzados en los protocolos de actuación vía la Fiscalía General del Estado, porque siempre se dice es que es un incendio ilegal, un incendio provocado, hay responsables, culpables, pero en todo delito lo primero que hacemos es llegar a borrar todas las evidencias haciendo las brechas cortafuegos y demás, lo que quiere uno es apagar el incendio y no pensando en guardar las evidencias para que se haga la investigación correspondiente y vayamos contra los responsables.

Se va a tener que modificar esto, porque por eso a lo largo de los años que ha habido tanto siniestro forestal no hay ninguna carpeta de investigación y no hay ningún inculpado por ello, y entonces sigue habiendo mucha impunidad en el manejo de estos fenómenos o en la aplicación de la ley a quienes cometen estos delitos, que cada vez es un delito más señalado y rechazado por la sociedad, por lo que implica para nuestro ambiente, para una vida sana.

También hay que decir que Michoacán históricamente ha tenido muchas presiones de esta naturaleza, lo demuestra el crecimiento que hemos tenido en la superficie de huertos, muy fuerte el crecimiento.

También hay que decir que hay que homologar la legislación federal, estatal y municipal, porque resulta que esas autorizaciones de cambio de uso de suelo, las da el gobierno federal, son competencia federal, pero los daños se generan en los ámbitos locales.

Y ni los municipios, ni el estado, tenemos facultades para dar o sancionar los cambios de uso de suelo; los municipios lo único que poseen es la facultad de dar licencias, pero eso es cuando ya está muy avanzado el proceso, por ejemplo, para los fraccionamientos  ya nada más te piden autorizar la licencia de construcción, pero no para el cambio de uso de suelo, porque esa es otra instancia quien la da.

Así Michoacán se colocó este año en el número de incendios en el segundo lugar a nivel nacional, hay que decirlo, pero también hay que precisar el daño fue menor, disminuyó el daño a la superficie y eso es un buen dato, resultado de un trabajo más cercano y más coordinado.

Estamos hablando de superficie afectada, en el 2016 fuimos el cuarto estado con superficie afectada, este año fuimos el 13, pero hay que decir aquí que se requiere consolidar una política de protección más adelantada, porque luego está medio sujeto a la suerte, decimos –qué bueno que hoy no se tuvo tanto incendio-, más que tener la certeza de que lo vamos a evitar, estamos más bien prendiendo la veladora a ver si este año hay menos.

Hay que precisar también que este año fue seco, es de los últimos años que ha habido sequías prolongadas.

También hay que decir que se logró disminuir la superficie dañada por una coordinación extraordinaria entre la Comisión Forestal del Estado y la Comisión Nacional Forestal, que ha habido una extraordinaria coordinación para evitar mayores daños.

Hay que precisar también, que con trabajos coordinados se han recuperado muchas hectáreas, estamos hablando de cerca de 20 mil hectáreas recuperadas en una labor coordinada entre las instancias federal y estatal, que nos han  permitido reforestar casi 80 mil hectáreas, esto es un buen dato, 80 mil hectáreas de manera coordinada Comisión Forestal del Estado y Comisión Nacional Forestal.

Ello permitió que este año se pudiera aumentar la superficie recuperada en más de un 30 por ciento, esto también se debe a que hubo una participación mayor, y esto quiero destacarlo, muy importante de la sociedad civil, hubo de verdad una cantidad importante de solicitudes de gente queriendo participar, ustedes lo pueden ver en las gráficas.

La mayor parte de los que andan aquí son voluntarios, muchos niños, niñas y jóvenes a quienes agradezco mucho, porque fueron miles, incluso tuvimos la visita de algunos activistas nacionales en pro del medio ambiente, que de manera gratuita vinieron a ayudarnos en esta tarea, y fue récord lo que se juntó de gente, y la gente además pudo presenciar y hablar de este tema.

También, vamos muy avanzados en el tema del pago por servicios ambientales, esa es una medida muy buena, porque es una cadena muy larga de cómo explicar el proceso para que tú puedas tener acceso al uso y disfrute, como dice la ley, de los recursos forestales.

Si tú tienes una hectárea de terreno y la quieres convertir a bosque, o la conviertes en bosque, piensan y así está por lo menos el espíritu de las leyes, que es para contemplarlo, no lo visualizan como un recurso del que tú puedes vivir, sino que ya lo plantaste, ahora cuídalo y contémplalo, que bonito se vería si sólo uno vería la contemplación, pero también las familias tienen necesidades adicionales, empezando porque hay que comer.

Y los primeros años de una plantación no son muy redituables, entonces es allí donde aplica el pago por servicios ambientales y que después, y esto es importante, el dueño de esta huerta de árboles lo puedes aprovechar, y yo les sigo reiterando a mis amigos que andan muy entusiasmados con la siembra de cultivos diversos, no sólo de aguacate de que, es tan rentable o más una hectárea de aguacate, como una hectárea de bosque de pino o encino, y lo otro es sustentable el bosque de pino de encino, el bosque de aguacate puede ser más vulnerable.

También estamos trabajando en otras cosas como la construcción de confinamientos de residuos sólidos, hemos tenido un crecimiento de más del 70 por ciento en la construcción de estos sitios, hemos podido gestionar y construir nueve confinamientos para residuos sólidos que nos permita darle un giro al tema de la basura y los desechos, que sigue siendo a mi juicio, el principal problema ambiental de México, la contaminación de las aguas y el manejo de la basura de los residuos sólidos, por toda la contaminación que generan. Contaminación visual, porque en donde hay un basurero no quiere uno ni pasar porque está muy feo todo aquello.

Luego, la contaminación de los mantos freáticos, la contaminación del suelo, problemas de salud, cuando la basura es recurso, puedes generar energía eléctrica, puedes generar gas, puedes generar productos de lo que se está tirando, en fin, yo creo que por eso sigue siendo el mayor reto, y es a lo que menos dinero le ponemos.

Todavía este año se dio la disminución de casi 2 mil millones de pesos para esta tarea y, nosotros mismos no queremos, si lográramos un poco más de sensibilidad, todos podríamos aportarle a esto, pero entre los problemas de corrupción, entre los problemas de misión, el no respeto a las reglas, a la ley, hacen que este problema siga latente.

Porque, y ustedes lo vieron el año pasado, intentamos poner un impuesto a la explotación de las minas para graba, arena y piedra, y ustedes lo ven, no hay forma de ocultarlo, cerros completos se los han acabado, muchos de ellos con una reglamentación precaria, no totalmente reglamentadas.

Y valdría la pena poner un impuesto para que se pudiera tener mayor capacidad de acciones en materia de cuidado y protección a nuestro entorno a nuestro ambiente.

Pero esa tarea la vamos a seguir dando, no vamos a bajar la guardia, vamos a seguir trabajando incansablemente para que Michoacán sea un estado sustentable.

Logramos ya también poner en marcha el programa integral de agricultura sustentable que viene a regular, porque uno de los grandes problemas que tenemos es el uso y abuso de los llamados pesticidas, fungicidas, insecticidas y servicidas, todos los terminados en “cidas”, que es una cosa realmente ingrata, porque le elevan los costos al productor, lo engañan diciéndole que con eso va a tener altos rendimientos, y muchas veces sí tienen altos rendimientos, pero los costos  de producción son carísimos.

Lo que han hecho las cadenas de estos productos, grandes transnacionales son, atan al productor, crean sus filiales y al productor de berries le dicen – yo te voy a dar la semilla y cuando termine yo te voy a comprar la producción, no te preocupes, vas a trabajar para mí, tú vas a sembrar lo que yo necesito, yo te voy a dar los insumos-.

Pero entonces, hay una resistencia terrible a usar productos que les van a aumentar el rendimiento en un 20, 30, 40 o 50 por ciento y les van a bajar los costos hasta un 60 por ciento, costos de producción.

Entonces, es una batalla entre la voracidad del negocio y poder hacer cultivos sustentables, cultivos sanos, cultivos que sean amables con la tierra, con el agua, con el aire.

Pero no hay que pararle, esto es una batalla difícil, no difícil, es un gran reto, por ejemplo, muchos no quieren verificar su automóvil, cuando yo platiqué con los compañeros del transporte que traían unas pancartas que decían -verificación es corrupción-.

A ver, soy su primer aliado en combatir la corrupción, díganme dónde, señalen casos, porque si no sólo es una narrativa para que tu carro viejo siga contaminando y con el pretexto de que hay corrupción nadie se quiere meter, porque sobre una palabra sagrada, cuidado con que alguien diga lo contrario, eso no está bien porque están contaminado el aire que respiramos todos  y una medida de esa naturaleza es necesaria.

Entonces, optamos porque no sea punitivo, órale, no es a fuerza, es voluntario y verdaderamente  yo estoy sorprendido de cómo los ciudadanos, en general, han puesto el ejemplo a todos que allí van de manera voluntaria a  hacer su verificación.

Que es otro de los grandes retos que tenemos, convertir el transporte urbano, el pasaje de pasajeros, en un transporte limpio, que usen gas natural o que usen biogasolina, biodiesel o biogás, que también ya se está produciendo en el estado.

En fin, pero allí le paro, porque realmente los que saben son ellos, yo sólo ando como el del confesionario, pero listo.