La mejor manera de festejar nuestra identidad, es cuidándonos: Silvano Aureoles

quinto informe silvano

Morelia, Michoacán
15 de septiembre de 2020
Michoacanas y michoacanos, paisanas y paisanos migrantes, este es un mes patrio atípico para todo el país. Lo hace diferente el enorme reto y el enorme desafío que enfrentamos ante la epidemia generada por el COVID-19. Este año, la celebración de las fechas patrias debe de ser desde nuestros hogares.

Esta vez, no es posible que haya, como antes, reuniones o eventos masivos en las plazas públicas. Particularmente el tradicional grito desde el balcón del palacio de gobierno en la capital del Estado, fue suspendido por cuidar la salud y salvar vidas.

Tradicionalmente hemos presenciado grandes concentraciones de personas atraídas por los festejos del 15 de septiembre y el tradicional desfile del 16, sin embargo, por responsabilidad, esta vez quedaron suspendidos y he pedido que hagan lo mismo los gobiernos municipales, sobre todo aquellos municipios que siguen siendo altamente riesgosos por el número de contagios y casos activos como es el caso de Morelia, Lázaro Cárdenas y Uruapan, donde tenemos que redoblar los esfuerzos para frenar los contagios.

Hoy debemos recordar nuestra profunda historia, desde la intimidad de nuestras familias, cumpliendo el distanciamiento social, y siendo responsables de nuestra salud y de la vida de nuestras familias y la de todos en general.

La mesura, el orden y la responsabilidad de los festejos de este año, no les quita lo glorioso y lo significativo que son para nuestra identidad. Sin duda, estos momentos son para reconocer y recordar a los héroes y heroínas que nos heredaron la patria, y también es momento para reconocer en todo lo que vale a los héroes y heroínas de estos tiempos, a ellas y a ellos, que en los últimos siete meses, han entregado todo, sus fuerzas, sus capacidades y sacrificios, enfrentando la epidemia y con ello cuidar la salud de todas y de todos y salvar vidas.

Nuestros héroes de hoy, usan bata, usan cubrebocas, equipos de protección, y me refiero a los médicos, a las doctoras, a las enfermeras, a los camilleros. Y en general a nuestros héroes y heroínas del México contemporáneo, y del México que seremos después de la epidemia, son ellas y ellos, en general todo el personal de salud.

Mi reconocimiento absoluto a todas y todos ellos, lo hago como Gobernador de Michoacán, lo hago ahora también como michoacano, como paciente, y como ser humano.

Amigas y amigos,

La historia de Michoacán, la historia de nuestro querido Estado, nos debe alentar para seguir adelante, porque es una historia llena de protagonistas que libraron muchas batallas, que forjaron los cimientos de la construcción de la patria, que idearon al país y definieron la nación.

Las michoacanas y los michoacanos debemos sentirnos muy orgullosos de esa vena histórica, y celebrar lo que somos y de lo que somos capaces.

Aquí, en Michoacán, en nuestro Colegio de San Nicolás, sede del pensamiento ilustrado y moderno de García Obeso, Mariano Michelena y José María Izazaga, se formaron los protagonistas, iniciadores, de la conspiración y la lucha por la Independencia. Es aquí donde se formaron los grandes michoacanos y mexicanos ilustres, que darían cauce a los sentimientos sociales en su búsqueda y aspiración por justicia y libertad.

Aquí está la cuna ideológica de Miguel Hidalgo y de José María Morelos, entre otras y otros protagonistas de los cambios del Siglo 19.

De aquí, de nuestro querido Michoacán, es el Generalísimo José María Morelos, padre y fundador de nuestra patria, de quien todas y todos los michoacanos somos herederos de su obra y su pensamiento.

Además de él, cabe destacar y traer a la memoria los nombres de otras mujeres y hombres cuyo actuar fue fundamental para alcanzar el objetivo que se trazaron Hidalgo, Allende y Aldama. No menor fue el papel de Josefa Ortiz, Gertrudis Bocanegra, los hermanos López Rayón, José Sixto Verduzco entre muchos otros destacados michoacanos.

Aquí, en nuestra tierra, se fundó y se estableció el primer gobierno insurgente, mejor conocido como la Suprema Junta Nacional Americana, instalada en Zitácuaro. Así también, el primer Congreso Constituyente, Instalado en Apatzingán, que aprobara y publicara la primera Constitución conocida como el Decreto para la Libertad de la América Mexicana. Y finalmente, la instalación del primer Tribunal de Justicia de la Nación, en Ario.

Esto es lo que somos, esta es la historia y el pasado que nos reafirma, que se alimenta de un presente donde siguen vivas nuestras tradiciones, nuestra cultura. Que se expresa y se aprecia a lo largo y ancho del territorio michoacano, en cada uno de nuestros pueblos, en donde aflora la grandeza de nuestra gente. Por eso, nosotros, debemos de recordar la historia y origen del México actual, mirando siempre hacia el futuro.

Juntos, hemos podido salir de escenarios muy complejos para el Estado, y aunque hoy enfrentamos la crisis de salud y la crisis económica más grande de la historia, Michoacán tiene bases para imaginar un futuro mejor, porque tenemos con qué salir adelante, y porque tenemos el tesoro más valioso: las michoacanas y los michoacanos.

Nunca olvidemos el camino que nos ha tocado recorrer, ha sido muy intenso a lo largo de la historia, porque eso nos permitirá no regresar a etapas que no fueron buenas para Michoacán. Sobre todo en las épocas recientes.

Gracias a nuestra identidad y a nuestra determinación, Michoacán se puso de pie, no ha sido fácil, porque ha implicado el esfuerzo de todos los sectores y de la sociedad en su conjunto. Y aunque todavía nos falta mucho camino por recorrer, hoy vivimos una realidad muy diferente a la del pasado reciente.

Juntos vamos a demostrar que nuestro estado está hecho para grandes cosas. No olvidemos que nuestra historia y nuestro carácter trabajador, fuerte y recio, nos permitirá siempre salir adelante.

Por eso, hoy la mejor manera de recordar la historia y hacer patente nuestra identidad, es cuidándonos y cuidando a los demás.

Al igual que Hidalgo, Allende, Aldama, Morelos y quienes les acompañaron en aquella gesta histórica, nos toca actuar con arrojo en honor a su sacrificio.

Hoy, a todos nos toca dar lo mejor y trabajar de la mano, por el bien de nuestras familias, por el bien de nuestro estado y por el bien México.

¡Vivan los héroes que nos dieron patria!
¡Viva Hidalgo!
¡Viva Allende!
¡Viva Josefa Ortiz!
¡Viva Aldama!
¡Viva Morelos!
¡Vivan los héroes y heroínas de la salud!
¡Viva la paz y la armonía en Michoacán y en México!
¡Vivan nuestras instituciones, forjadas a lo largo de la historia!
¡Viva la democracia!
¡Viva el federalismo!
¡Viva Michoacán!
¡Viva México!

Muchas gracias.