Epidemia, lejos de terminarse: Silvano Aureoles

Morelia, Michoacán,
8 de octubre de 2020.

Hoy, quiero nuevamente, como lo he hecho en los últimos meses compartirles algún dato y alguna reflexión o varias reflexiones muy importantes para todas y para todos porque tiene que ver con la salud y la vida de las michoacanas y los michoacanos.

Primero, la epidemia está lejos de terminar en el mundo, en el país, y por supuesto en Michoacán.

Acabamos de terminar, por ejemplo, septiembre, el mes en el que se registraron el mayor número de contagios y el mayor número de muertes en Michoacán, lamentablemente, desde que comenzó esta crisis de carácter sanitario.

Esto significa que claramente, así con mucha claridad, seguimos en un momento de crecimiento de la enfermedad, de la epidemia en Michoacán, como está sucediendo en todo el mundo, decía yo, y por supuesto también en el país.

De ahí la importancia de que los michoacanos y las michoacanas nos sigamos cuidando, que no nos relajemos, ni bajemos la guardia.

Desafortunadamente el mes pasado, 461 personas, 461 michoacanas y michoacanos perdieron la vida y más de cinco mil se contagiaron.

Es decir, hubo más de cinco mil contagios nuevos y si miramos las cifras nacionales, la situación tampoco cambia, las defunciones, las muertas, muertos y muertas, no dejan de aumentar, a la fecha ya superamos la terrible cifra, que ni siquiera lo más avezados, responsables de esta tarea habían visualizado, es decir ya llegamos o estamos superado los 83 mil muertos.

Se acuerdan, ustedes, de aquella cifra que conocíamos, de que iban a morir 6 mil, que iban a morir 28 mil o 30 en un caso complicado y ya en un escenario catastrófico iban a ser 60 mil.

Escenario catastrófico, iban a ser 60 mil, hoy con datos de esa misma autoridad que dio esa información son 83 mil muertos en todo el país.

En el caso de Michoacán, mantenemos 6 municipios que siguen estando o siguen siendo de alta preocupación y yo los llamaría, siguen siendo focos rojos, por ejemplo, Lázaro Cárdenas, Morelia, Uruapan, Pátzcuaro, Zamora y Apatzingán.

Por eso, hoy nuevamente les hago un llamado a mis amigos, compañeros, presidentes y presidentas municipales, así como a todos los sectores de la sociedad, a mantener el sentido de la responsabilidad al máximo en estos tres últimos meses del año, se requiere que intensifiquemos esta tarea y compromiso personal, desde el lado de los gobiernos, desde el lado de la sociedad para que mantengamos bajo control esta situación.

No nos descuidemos, amigas, amigos, porque la situación se puede tornar altamente difícil.

Hemos transitado estos 7 meses con el problema serio de la epidemia generada por el coronavirus y en consecuencia la enfermedad conocida como COVID-19.

Ya llegamos casi ochos meses, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, casi ocho meses, en el que no hemos bajado la guardia, en el que las doctoras, doctores se la han jugado con todo para ser los que enfrenten la primera línea de riesgo.

Pero hace pocos días iniciamos ya con e otro riesgo, que es la influenza, que también en situaciones criticas provoca la muerte, si es un cuadro grave provoca la muerte.

Porque hemos venido también padeciendo y navegando la situación del dengue, que también nos afecto en varias regiones del estado.

Pero hoy, este riesgo, de que se nos junte COVID con influenza es altamente peligroso, por eso también hago un llamado para que acudan a vacunarse, en los Centros de Salud, en los hospitales, hay que ir a vacunarse, sobre todo, las personas de mayor riesgo.

Personas embarazadas, adultos mayores con alguna comorbilidad y, en fin, alguien que pueda presentar algún riesgo mayor en esta temporada invernal.

Desde el Gobierno del Estado vamos a seguir haciendo todo lo que está a nuestro alcance y más, porque la salud lo vale todo, hay que seguir insistiendo en que las medidas básicas como usar el cubrebocas nos ayuda mucho, lavarnos las manos, desinfectarnos, la sana distancia.

Evitar aglomeraciones, usar bien el cubrebocas, porque miren, mucha gente luego lo trae así, esto no nos sirve, tiene que colocarse bien para cubrirnos nariz y boca y recordarles que no podemos seguir como lo hacíamos antes.

Irnos a la fiesta, al cumpleaños, el jaripeo y cualquier festividad que convoca a mucha gente es de alto riego.

Esto claro, que quisiéramos regresar a esa etapa, añoramos otra vez salir el fin semana, festejar a nuestros amigos o familiares, eso ahora no se puede hacer en esas condiciones.

Tiene que ser entonces respetando las medidas de salud, porque en la situación en la que estamos no hay otra forma, no podemos cantar victoria, teóricamente en los próximos meses habrá vacuna, se ha dicho que probablemente para diciembre este alguna ya validada, que probablemente para marzo, pero no lo hay todavía y no sabemos cuándo.

Y aunque ya haya la vacuna el virus va a seguir presente, y, de todos modos, el cambio en nuestra conducta, en reeducarnos tiene que prevalecer porque va a ser difícil pensar o es difícil pensar que todos nos vamos a poder vacunar contra el COVID.

Eso no es nada sencillo, se los digo así con toda la claridad.

Por eso mejor las medidas que si nos ayudan y que son relativamente sencillas y fáciles de cumplir, me alegra mucho, me da gusto, cuando veo en la calle, en lugares, sitios de ventas o demás que la mayoría de la gente trae el cubrebocas.

Pero no solamente hay que cargarlo, o a veces nada más lo traemos cargado en la oreja, eso tampoco es suficiente, tiene que ser un instrumento de protección que se nos convierta en un hábito.

Porque hasta ahora el mejor remedio para no enfermarse son estas medidas que ya les he compartido y lo mejor sería, lástima que no siempre se puede, quedarnos en casa, ese es otra medida muy importante para no salir a exponernos al riesgo.

Decía también que entiendo la situación, a veces de desesperación, de ganas de volver a las actividades, pero eso ahora no se puede hacer.

Por eso los invito, amigas, amigos, a que tengamos presente que el virus es muy peligroso, muy contagioso y que sigue entre nosotros y que nos obliga a realizar esfuerzos extraordinarios, así como lo hacen a diario miles de enfermeras, enfermeros, doctoras, doctores, personal médico en general que no han descansado desde hace ya mucho tiempo para cuidarnos y evitar y salvar vidas, evitar contagios y salvar vidas.

Este momento de la epidemia es muy importante queridas amigas, amigos, recordemos que ahora también estamos enfrentando la amenaza que ya les compartía, o la presencia ya, no es amenaza, ya están los contagios por influenza que también son muy peligrosos y además se confunden mucho, no sabes cuál es una, cuál es otra, por eso la importancia de estar muy atentos y cuidarnos.

Y lo que ya les dije también que hay que acudir a los Centros de Salud y lugares donde hay indicado la autoridad en salud para que se aplique la vacuna correspondiente.

Este es una gran ventaja, un paso que en el caso de la influenza ya tenemos, hay vacuna, entonces es importante ponérsela y que esta lo mantenga fuera de peligro.

Tanto para COVID, como para influenza lo que hagamos en estos meses que tengamos por delante va a determinar muchas cosas.

Por ejemplo, el regreso a clases o continuar con la apertura en la etapa de la Nueva Convivencia.

De lo contrario, tendríamos que regresar a escenario de mayores restricciones, cosa que yo no quiero, porque entiendo perfectamente la situación económica tan difícil, porque no solamente por el virus, ya la economía andaba en el piso, con severos problemas.

Pero ahora, con este agravante de la epidemia la situación se complicó terriblemente.

Como sociedad entonces tenemos la responsabilidad de corresponder y agradecer el trabajo titánico que realiza el personal de salud desde hace siete meses para cuidarnos y no permitir que esto se nos salga de control.

Qué significa que no se nos salga de control, que no se sature o colapse el sistema hospitalario, instalaciones, camas y desde luego el personal especializado para atender la enfermedad.

Lo mismo para gente que esta, en los compañeros que integran las brigadas de Guardianes de la Salud, que, con mucho arrojo, con toda la responsabilidad y compromiso están haciendo una tarea extraordinaria.

Mi reconocimiento y mi felicitación, así como funcionarios, todo tipo de personal médico, y desde luego mis amigas, amigos de los Guardines de la Salud les reitero mi más sincero reconocimiento y agradecimiento.

De verdad, Michoacán y el Gobierno que yo encabezo se los reconoce porque han actuado con mucha entrega, con compromiso y con todo el profesionalismo para esta tarea y esta responsabilidad que les pusimos en sus manos.

La epidemia está lejos de terminar y esta realidad nos exige a todas y a todos, no bajar la guardia en los días, semanas y meses por venir.

Si todos le entramos y cada quien haga lo que le toca, no sólo estaremos evitando más contagios y muertes, también haremos que esta Nueva Convivencia sea más fácil y llevadera para todas y para todos.

Estoy seguro que lo vamos a lograr, porque nuestro estado siempre se ha mantenido de pie y ha salido adelante en los momentos difíciles, porque las michoacanas y los michoacanos no nos rajamos y sabemos estar a la altura de las circunstancias.

Como Gobernador de Michoacán les reitero que es una satisfacción y un reconocimiento muy, muy amplio el poder enfrentar juntos a ustedes, mujeres, hombres, niñas, niños, jóvenes, personal médico, familias, este desafío, que es uno de los retos más grandes que en los últimos 100 años ha visto el mundo, ha visto el país y ha visto nuestro estado.

Michoacán es un pueblo solidario y que siempre lucha por la justicia y por eso en solidaridad vamos a salir delante de esta situación crítica.

Muchísimas gracias.