Anuncia Gobernador medidas para una Nueva Movilidad ante contagios

Morelia, Michoacán,
a 4 de enero de 2021.

Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo:

Bueno, muy buenos días compañeras, compañeros,

Feliz Año o dicho de otra manera que este año nos vaya mejor, porque eso de feliz veo por dónde, pero siempre es pertinente al inicio del año expresar los mejores deseos.

Como lo hemos venido haciendo los lunes, presentarles los datos, las cifras en torno al tema de salud, cómo vamos, cómo estamos.

Entonces, sin abundar yo más en el tema, le voy a dejar la palabra a la doctora Diana Carpio para que nos haga la presentación de cómo estamos en la materia después de haber pasado el Día de la Virgen, luego las posadas, el 24, el 25 y primero, 31 de diciembre y primero de enero.

Pues, para hacer un corte más o menos de cómo está la situación.

Entonces, adelante, doctora.

Secretaria de Salud en Michoacán, Diana Carpio Ríos:

Muy buenos días a todos.

Feliz Año, gracias por acompañarnos, vamos a ver un documento que hemos preparado para ustedes con la finalidad de entender y revisar las medidas de mitigación para seguir rompiendo las cadenas de contagio en Michoacán.

Primero que nada, quisiera ubicarlos en el escenario que vimos hace ya varias semanas, aquí juntos, este calendario de riesgo empezando por los festejos religiosos del 12 de diciembre, seguido por las posadas, por el tema de festividades en los trabajos y las localidades, por el tema de la Navidad.

La Navidad como tal en donde la migración y los viajes de familias ponían en riesgo a los michoacanos.

El tema del Año Nuevo con el mismo comportamiento de la Navidad, y el empaque de todos estos festejos, semana tras semana, lo cual permitía que se hicieran bolsas de contagiados cada semana que se transferían a la otra, con el riesgo del incremento de la ocupación hospitalaria.

Ahora, estamos en esta semana última de riesgo, la parte de Reyes, de que todo mundo va a querer salir a buscar un juguete, que las plazas otra vez van a estar llenas.

Que va haber mucha movilidad, que van a querer partir rosca, y que además regresamos de la vacación al trabajo nuevamente y habrá quien venga infectado y genere contagio a su ambiente laboral nuevamente.

Y hablamos de tres escenarios como importantes, de dos escenarios perdón, y cumplimos del escenario con rebrote, dos premisas muy claras ahora en Michoacán.

El incremento gradual y sostenido de la ocupación hospitalaria, que ha estado ocurriendo en estos últimos días.

No hemos superado la positividad ya en el global arriba del 50 por ciento, hemos tenido días altos, pero en la suma global de la positividad eso no ha ocurrido.

Nuestro RT tiene varias semanas arriba de uno, y bueno, no hemos pasado municipios a bandera roja.

Este fin de semana eso es algo que evaluaremos.

Y, la que sigue, tenemos que hacer este análisis de inicio de año por el COVID, y la primera reflexión es esta lámina que tiene muy claro, tenemos un año, un año ya con pandemia, 10 meses epidemia en Michoacán, y esto nos tiene que hacer reflexionar varios puntos.

El primero, que la vacuna no es una solución de corto plazo, eso nos tiene que quedar muy claro, porque una vez que tenemos claridad podemos tomar decisiones adecuadas.

Y, ¿por qué no es una solución de corto plazo?, si me das la que sigue, allí está cómo es el componente nacional de la vacunación, cómo está programada la vacunación en México.

Vamos a empezar en enero, de diciembre a febrero está programada que se vacune solo a los médicos que están en las áreas COVID, y seguirá la vacunación hasta marzo–abril para el resto de los médicos.

Ya en México, a nosotros ya no pidió, los nombres de nuestros médicos, los contactos, todos, para planificar la vacunación y en su momento nos avisarán la fecha para vacunar estos médicos en Michoacán.

Y seguirán diferentes etapas de la vacunación, de febrero a abril las personas mayores de 60 años, de 50 a 59 de abril a mayo, 40 a 49 de mayo a junio y la última etapa la marcan del 5 de junio a marzo del 2022.

Entonces, la vacunación no es una solución de corto plazo, sí nos va ayudar a tener menos riesgo, ira haciendo bolsas de inmunizados, pero seguirá habiendo contagiados.

Y quién no se ponga las dos dosis de vacuna, si se ocupa la vacuna de dos dosis, pues no quedará inmunizado y correrá el mismo riesgo de que si no se hubiese vacunado.

Siempre es difícil en una vacunación encontrar dos veces a la misma persona, en control somos millones de personas, es un arte, entonces, esa es la primera premisa.

La otra es que, hacer pruebas, aislamiento y seguimiento de las personas enfermas y los contactos sigue siendo la clave, el identificar el riesgo individual sigue siendo muy importante.

Y tener claro este 80-20, 80 por ciento van a ser leves o asintomáticos y 20 por ciento van a correr el riesgo de tener alguna complicación.

Y de este 20 por ciento, sólo el 10% van a necesitar alguna hospitalización con terapia intensiva.

Entonces, hoy lo que nos está saturando los hospitales es solamente un componente del 10 por ciento, de la realidad de la epidemia, por eso es tan importante las medidas poblacionales.

Y la gran pregunta que todos nos hacemos, ¿qué va a pasar?, ¿cómo vamos a estar este año?, doctora, ¿van a cerrar todo pasado mañana y le futuro cómo va a ser?

Lo primero es que no debe ser incierto, no estamos como en marzo del año pasado que no sabíamos cómo era la epidemia.

Hoy ya conocemos los efectos, hoy sabemos que tenemos que aprender a superar esta situación de la Nueva Convivencia, hablamos en el APA, de adaptarnos a esta nueva manera de convivir.

Y mejorara el pronóstico de la epidemia que va a continuar todo el año.

Y quisiera hacer el análisis de algunos factores de comportamiento social que nos llevan a las preguntas que se generan todo el tiempo y a los comentarios que vemos en las redes.

El primero, el cansancio y el hartazgo social. La población está cansada y desmotivada porque finalmente por el tema sanitario generamos encierro, restricciones.

Después de 10 meses, ven que vuelve otra vez a subir la curva y dicen -no, a ver, lo que se está haciendo no funciona-, y la verdad es que, no es que no funcione, es que el virus está en el humano, nosotros somos los portadores y este virus depende de la movilidad y del comportamiento social, y pues nos encanta la pachanga.

Entonces, es difícil de controlar, no hay una medida que lo desaparezca porque es una enfermedad sin tratamiento.

La desobediencia civil, las personas no se adhieren a las medidas, unos por su situación económica porque tienen que llevar recursos económicos a sus familias, y lo entendemos.

Otros porque les afecta su forma de vida y entonces se hartan, los que les gusta ir a los bares todas las semanas o les encanta estar jugando en la cancha de “fut”, bueno, no conciben el tema de no salir el fin de semana con toda la familia, entonces se hartan y rompen la regla.

Y otros como los adolescentes o los jóvenes, que no se sienten vulnerables, dicen, bueno, -a mí me va a dar y me voy a curar, entonces, pues la verdad es que ni me importa-.

Pero en el camino se lleva a su abuelita, y la infecta y la abuelita si se muere.

La gran afectación a la economía, es preocupante la pérdida masiva de empleos, el incremento de la pobreza y esto genera más desigualdades, que es en lo que finalmente todos nos deberíamos estar centrando.

La afectación de la salud mental, la depresión, la ansiedad y la violencia doméstica.

La perdida de la credibilidad de las decisiones por las autoridades sanitarias, internacionales, nacionales y locales, ante un evento que necesita cambios constantes en la estrategia.

Porque no hay una receta, no es que alguien se equivoque, es que hay que replantear siempre las medidas dependiendo del análisis y evaluación que se hace permanentemente.

La comunicación poco efectiva y repetitiva no ha logrado modificar las conductas que deba aplicar la población y disminuir el riesgo de contagio.

Confundimos a la población, entonces generamos que de tanto estar escuchando, “quédate en casa”, “lávate las manos”, “sana distancia”, ya es como si no lo escucharan, se genera un como un impasse de no quiero ya no quiero saber nada de eso.

Los niños y los adolescentes que son los que más nos deberían de preocupar, yo siempre he escuchado este tema de los niños son el futuro, nuestra inversión, lo que más nos importa.

Pues, bueno, no basta con que estén en la casa tomando las clases y que estemos tratándolos de acompañar porque finalmente hay niños que tiene afectación emocional por el encierro, por esta realidad de un hogar con problemas económicos, con incremento de violencia, con más alcoholismo.

Y también esta parte de la brecha de desigualdad y la pérdida oportuna del aprendizaje, platicaba con el Gobernador, estos niños que no están aprendiendo a leer de manera oportuna, que no están aprendiendo matemáticas, que se están perdiendo esta manera de ver abstracto el aprendizaje, para su evolución emocional.

El aumento del consumo de drogas, del alcohol en los adolescentes, el incremento de riesgo de depresión, de suicidio.

Bueno, esto es lo que está viviendo con un momento de un año de epidemia, de un año de “quédate en casa”, de tratar de salir, de tener mucha atención por la ocupación hospitalaria.

¿Qué quisiéramos?, pues, bueno, darle vuelta a lo esperado, primero necesitamos este análisis que les he presentado, esa información para que podamos tomar decisiones adecuadas.

Lo primero es proteger la economía, porque la economía en las familias, en la sociedad, en el gobierno es la base para que haya estabilidad, detener el incremento de casos para proteger nuestro acceso al trabajo, creo que es parte también de proteger la economía.

Y bueno, después de un año tenemos evidencia de que las medidas funcionan, de que deben de realizarse y que deben de realizarse juntos, gobierno, todos los sectores sociales, la sociedad, todos juntos estamos dependiendo uno de otro para que esto funcione.

No hay medidas aisladas, o sea, no es si la sociedad si quiere, si el gobierno municipal si quiere si no quiere, si el vendedor ambulante entiende, si no entiende, lo tenemos que hacer todos.

Y si en el eslabón uno falla, la medida falla, eso tiene que quedar muy claro también, no es que la medida sanitaria no funcione, nos tenemos que adaptar para protegernos y así avanzar.

Y, qué revisamos, que también vale mucho la pena en esta Nueva Convivencia, algo claro para nosotros va a ser el acostumbrarnos y adaptarnos a la nueva movilidad.

Entendiendo una nueva movilidad como esta estrategia que va a permanecer, tuvimos todas estas cinco semanas decembrinas económicamente necesarias, familiarmente y socialmente acostumbradas, muy difíciles de romper, pero tenemos que llegar a un momento de intermitencia.

De bajar la movilidad para disminuir y romper las cadenas de contagio, eso va a ser permanente.

Es un desafío, está ya documentado, hay artículos, y está documentado que funciona la estrategia intermitente de disminución de la movilidad para romper las cadenas de contagio.

También se necesita mucho respeto, necesitamos que la población y que todos respetemos todas las medidas de sana distancia, de disminuir la movilidad, de que si decimos que cerramos el centro no es para que caminen, es para que no vayan, queremos disminuir la movilidad.

El orden y apego a las medidas preventivas en el transporte público, en los restaurantes, en el trabajo, en todas partes.

Y qué no queremos, no queremos cerrar la economía, eso es muy importante también, porque si cerramos la economía, pues todo se trastoca.

Todo se trastoca y regresamos otra vez al punto de origen.

Tampoco queremos que los hospitales estén saturados, no queremos que la gente fallezca, hoy más de 2 mil 600 familias de luto, que han perdido un familiar pues grave.

La verdad es que también debiéramos pensar qué pasa, con quién hoy no tiene un familiar por COVID.

Y, el punto clave, conocer donde nos ubicamos, nos ubicamos en este incremento sostenido de la curva epidémica, que analizábamos también la reunión anterior.

Cerramos el día de ayer 33 mil 512 casos confirmados, con 43 mil 27 personas negativas y 2 mil 709 defunciones.

Dos mil 709 michoacanos menos, 2 mil 709 familias con alguien que perdieron, eso es lo que nos debería hacer reflexionar cuando vamos al zócalo a caminar con nuestros hijos.

Cuando se está diciendo que hay alto contagio, que la hospitalización está más allá del 70 por ciento y que se ocupa entonces disminuir la movilidad.

Eso no debiera ni insistirse, es un tema que ocupamos imputarnos y no huir.

En la situación actual de la hospitalización, 52 por ciento de ocupación hospitalaria general, 467 pacientes hospitalizados, ahí ustedes pueden ser el incremento desde el 6 de diciembre, es un incremento sostenido, que es un incremento preocupante.

Es un incremento preocupante porque además hospitalizados, más defunciones, más necesidades sedantes, más necesidad de oxígeno de alto flujo, más cansancio del personal de salud, familias angustiadas afuera de los hospitales.

Por qué, porque quieren que la atención sea expedita, que el informe sea diario, que sea oportuno, este ciclo que se genera de sufrimiento en los hospitales tampoco es agradable.

Y no se va a disminuir si no hay disminución de la movilidad, eso es un tema que tiene que quedar claro.

Qué logramos con la movilidad tan alterada que tuvimos en el mes de diciembre, y pusimos este ejemplo porque vale la pena, en el mes de septiembre, del 12 de julio al 16 de agosto perdón, tuvimos nuestro pico más alto de hospitalizados registrado en Michoacán. Lograr este pico nos costó 35 días.

Y del 11 de diciembre al 2 de enero, hemos logrado este pico de hospitalización que ven al últimos, ese puntito rojo, y solo lo logramos en 13 días, eso es por el incremento de la movilidad.

Entonces, cómo quitar, qué hacer, pues disminuir la movilidad entre todos, no hay manera de que sea solamente desde un punto o una perspectiva o una tarea.

En el semáforo federal el comportamiento estuvo con un riesgo naranja muy estable de 21 a 16 puntos, pasamos a amarillo, entre 15 y 14 puntos, esto es la ponderación federal.

Empezamos a subir de 14 a 18, tuvimos un impasse a 17, y el viernes pasado cerramos en 20 puntos.

Qué estamos haciendo, pues vamos para arriba, no, a dónde, hacia el rojo y si se llegamos a rojo el decreto sí es cerrar.

Entonces por no actuar de manera intermitente, sin dañar la economía y generar todo este daño que ya analizamos, respetando todas las medidas.

Este incremento de contagios, este incremento de defunciones, el cambio de semáforo, el cambio de la atención del riesgo en nuestros municipios, en la evaluación de las banderas municipales, es debido al incremento de la movilidad.

Entonces, si sabemos cómo controlarla, pues bueno, tendremos que seguir nosotros insistiendo en la estrategia de APA, de adaptarnos, protegernos y seguir avanzando.

Las medidas básicas no las vamos a dejar de insistir, uso de cubrebocas, sana distancia, disminuir la movilidad, evitar reuniones familiares, identificar el riesgo individual, esto ya lo conocemos.

Queremos seguir avanzando, y que vamos a tener como propuesta, está comprobado, es un tema no inventado, está escrito, que es la intermitencia, los pulsos.

Generamos estas cinco semanas de fiestas decembrinas de manera estable, con menajes, con trabajo municipalizado y vamos a pedir que durante el mes de enero y si es necesario 15 días de febrero cierre parcial para romper cadenas de contagio.

Por lo pronto la tarea serán cuatro semanas, de jueves a domingo, y platicando con el gobernador esta estrategia, lo que estamos generando es que con los Comités Municipales de Salud.

Porque tenemos que hacer un traje a la medida con estas reglas, y va a ser una regla puntual, pero para que cierren temprano de jueves a sábado y totalmente cerrado el domingo.

Y con esto disminuir la movilidad, vamos a necesitar de todos los sectores, no hay alguien que se escape de la responsabilidad y a todos nos interesa.

Nos interesa los que van a ser candidatos de elección en el 2021, si quieren tener unas jornadas electorales seguras, les interesa a los empresarios, a los comerciantes formales e informales, a las escuelas, a los sectores turísticos porque viene Semana Santa.

Y va a ser un impasse, cuando veamos ya es marzo y vamos a estar parados como cuando empezó la epidemia, el corredor turístico, que la no sé qué.

Que vienen los turistas, qué vamos a hacer, necesitamos tener niveles bajos de contagio, al gobierno por supuesto que nos interesa y seguramente a toda la sociedad, no creo que haya alguien que no le interese.

Y, la verdad es que nuestra intención, y yo como sanitarista me interesa, primero la salud, pero no queremos detener la activación económica, esa no debe ser la alternativa, esta lamina seguirá insistiéndose siempre en las reuniones.

Porque es muy sencillo, aplicar las medidas y tener conciencia cómo se comporta la enfermedad.

Gracias.

Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo:

Muchas gracias, secretaria, bueno también agradecerle al secretario Armando Hurtado, secretario de Gobierno que nos acompañe.

Como es evidente hemos tenido un año o tuvimos un año 2020 muy complicado, han sido días semanas y meses muy, muy difíciles.

Estamos hablando de que empezamos a identificar o a tener claridad del riesgo que se acercaba muy pronto, recuero que la sesión del Consejo Estatal de Seguridad en Salud lo llevamos a cabo el 3 de marzo y ahí nos declaramos en sesión permanente y hasta la fecha no hemos parado.

Y esto ha implicado, desde luego también el trabajo de los comités de Seguridad en Salud en los municipios, nos ha costado trabajo había, creo más o menos la mitad de comités integrados o instalados.

Hoy afortunadamente están todos, estuvimos avanzando poco a poco concientizando para que sesionaran de manera regular, empezando por los municipios de mayor riesgo, como la propia capital que siempre hubo resistencia a que el comité funcionará.

Ahora ya está funcionando de manera regular y esa es una buena noticia y nos ha tocado vivir pues un año como quizá no se conocía o no lo habíamos vivido en décadas.

Y, esto, obviamente ha costado sacrificios, dolor porque hay muchas perdidas, 2 mil 700 personas fallecidas, son 2 mil 700 familias enlutadas, desintegradas, familias rotas.

Y que no es fácil porque conocemos casos tan desgarradores donde se murió el hermano, se murió el papá, se murió la mamá y los hermanos están algunos todavía hospitalizados o en riesgo.

O sea, este es un asunto muy lamentable, a veces, y así es la reacción normalmente del ser humano, escucha uno la noticia o ve, pero piensa que eso pasa con los vecinos, que pasa con los de al lado, pero que a nosotros no nos va a llegar.

Y de repente sucede que sí nos llega y empiezan a morirse familiares y entonces empieza a convertirse esto en una situación muy dramática.

Los desafíos que nos deja y los grandes retos que nos deja el 2020 no tienen precedente en la historia reciente, yo creo que por lo menos en los últimos 100 años no se había vivido una situación tan crítica.

Y lo que hay que tener, junto con ello, muy claro, muy presente, es que esto no ha terminado, cuando ustedes ven la gráfica, que nos presenta la secretaria, si eso se cumpliera sería más o menos alentador, pero lo cierto es que no se cumple por mil razones.

La demanda en el mundo de las vacunas que se están generando, que pudiera ser una información alentadora, pero no se cumple.

Porque en los casos más recientes, llega incompleta la vacuna o llega sólo una partecita que, por ejemplo, a los estados que les llegaron menos de 2 mil vacunas, qué van a poder vacunar, quizá sólo los que están en el área exclusivamente de atención a enfermos de COVID.

Pero el resto del personal dice, -bueno, y nosotros cuándo-, y entonces lo que pareciera o parece una solución se convierte en un problema porque hay muchos reclamos.

Bueno, ya vieron ustedes la semana pasada el escándalo por este médico que se vacunó él y su familia, que lo despidieron y, o sea, ya empieza y van a seguir surgiendo este tipo de controversias, pues todo mundo, sobre todo, los que están en el frente de batalla quisieran protegerse.

Y junto con la crisis de salud está el otro gran reto, que es el reto económico, la crisis económica sin precedente que vivimos en el 2020 y que no se ve claridad que vaya haber una recuperación adecuada para el año que comienza.

Porque las cifras, la tendencia en la estadística nos muestras que estamos peor que cuando comenzamos, es decir, el nivel de contagios y el nivel de hospitalizaciones, el nivel de muertes está mucho más elevado que en los meses más críticos del año pasado.

Entonces para que eso logre estabilizarse, y en consecuencia se estabilice la economía no hay claridad de cuando vaya a suceder, este año va a ser de muchas limitaciones, severas limitaciones porque obvio las proyecciones que se hicieron en el ámbito federal no se van a cumplir.

Entonces, el año que empieza no es muy prometedor, siempre hay que ser optimistas en que las cosas pueden mejorar, pero desde nuestra perspectiva es preferible ser muy realistas y decir las cosas como son, no generar expectativas sin soporte porque al final del día se derrumban.

Nosotros cuestionamos, por ejemplo, las proyecciones que hizo Hacienda federal, de que vamos a crecer 4.6 por ciento este año.

Cómo si la crisis está en el pico más alto por la enfermedad y mientras no se controle o se estabilice el tema sanitario va a ser muy difícil pensar en una mejoría en el terreno económico, por obvias razones.

También debo de destacar, como ya lo explicó la doctora Carpio, nosotros tenemos que tomarnos muy enserio lo que viene en las siguientes semanas porque no es lejano la posibilidad de que el estado de Michoacán en algún momento pudiera pasar a rojo.

Y entonces, de acuerdo a los indicadores de Gobierno Federal, eso sí nos metería en una dinámica muy muy complicada, porque tenemos por lo menos 4 o 5 municipios que nos pueden colapsar todo.

Empezando por la capital, Morelia que, aunque hemos avanzado en la coordinación y en la implementación de las medidas, no está resulto.

No sé si alguien de ustedes vio las imágenes de ayer, como estaban las calles del centro abarrotadas la gente sin cubrebocas.

Y eso, hay que precisarlo le toca al municipio, pues regular estas cosas, pero no hay una determinación clara para enfrentar el reto y obviamente que tiene costos, la gente se molesta de entrada, aunque después lo entiende que fue lo mejor, de inicio de enoja.

Y entonces, hay quienes no quieren que la gente se enoje ahorita y prefieren dejar a la libertad, hacer lo que quieran.

Pero también tenemos Zamora, tenemos La Piedad, tenemos Sahuayo entre municipios que también van al alza en los contagios y en las hospitalizaciones.

Ya referíamos la vez pasada que Zamora, literalmente, se nos saturó, se colapsó, ya no hay espacios para atender a los pacientes, eso lo informé yo el sábado pasado ante la preocupación y el riesgo de que eso suceda en el resto de los municipios.

El reto mayor que tenemos como gobiernos, hablo del Gobierno del Estado, los gobiernos municipales, es que entendamos, acatemos que dentro de la Nueva Convivencia un factor determinante es la nueva movilidad.

Si no paramos la movilidad no vamos a parar los contagios porque ahí está el riesgo principal, en la medida de que se mueve la gente, se aglomeran, se juntan y ya encarrerados se nos olvida el cubrebocas.

Y ya ves tú las placitas o los comercios llenos, ya no, entendible también porque si un establecimiento, un restaurante, por ejemplo, que separen mucho las mesas pues se limita el cupo y entonces pues baja el ingreso, entonces de repente, así como que no queremos acaba lleno y amontonadas las mesas y la gente,

Y ojo, pues a la hora de comer todo mundo se quita el cubrebocas y entonces ahí ya no se respeta esa medida sanitaria con todo el riesgo que esto implica.

Por eso lo importante, ahora es cómo vamos a lograr contener la movilidad en todo el estado y hacer que con ello podamos contener el nivel de los contagios que vienen al alza, vieron la gráfica que mostraba la doctora.

Ni si quiera en el momento más alto, el pico más alto, agosto-septiembre, estuvimos en la condición en la que estamos ahora, del disparo de los contagios en el menor tiempo posible.

O sea, ni siquiera en 15 días, en 13 días se fue a las nubes el nivel de contagios, era también previsible, lo platicamos con ustedes que, por las fiestas de diciembre, las fiestas navideñas, el Año Nuevo y todavía nos falta uno que es de alto riesgo, que es lo de Reyes, que empieza desde hoy, mañana y pasado.

La partidera de las roscas, pero sobre todo las aglomeraciones en los lugares donde se venden los juguetes.

Y vienen temporadas, ya a partir de febrero, por ejemplo, en muchos municipios hacen fiesta de la candelaria, y otra vez el riesgo de estas fiestas porque hay casos donde literal todo el municipio o sus pueblos están esperando que llegue la fiesta porque es la principal actividad que tienen todo el año.

Si no regulamos hay, conozco yo casos, por ejemplo, en San Lucas, que es la Virgen de San Lucas que todo mundo asume y la reconoce en muchos milagros, se llena de gente del Estado de México y de Guerrero.

La misa principal junta 15, 20 mil personas debajo de un galerón, imagínense ustedes eso cómo lo vamos a contener, solamente con la ayuda de los curas, de la Iglesia, para decirles, a ver, pues la misa vamos a hacerla virtual o no sé, está muy difícil en la las calles no puedes caminar de la cantidad de gente que hay y así se van entonando ferias durante todas esas semanas hasta llegar a la Semana Santa, que es, digamos, la parte más intensa.

Hace un año, dolorosamente tuvimos que suspender el Tianguis Artesanal de Uruapan con la esperanza de que este año lo pudiéramos realizar, pero como estamos difícilmente podemos realizar.

Por eso, el llamado a los presidentes municipales para que se apliquen, sobre todo en los 22 municipios que hacíamos referencia en la sesión pasada y de manera particular los que ya les había referido que son los de mayor riesgo, Uruapan, Morelia, La Piedad, Zamora, Sahuayo que urge la aplicación de medidas urgentes.

Y esto nos lleva al termino que habíamos referido de la nueva modalidad que implica,

Primero. Esto es muy importante para quienes nos ven nos escuchan y ojalá que los presidentes municipales estén atentos a esto, se los vamos a hacer llegar por escrito.

De todos modos, el secretario de Gobierno, Armando Hurtado, les hará llegar por escrito para que no haya pretextos de que no nos avisaron, no puede haber omisiones en tos casos por las implicaciones que tiene.

Primero. Todos los comités municipales de seguridad en salud deben de sesionar de inmediato, y cuando digo de inmediato es hoy o mañana, lo más rápido posible para que allí tomen los acuerdos correspondientes.

Y dentro de los acuerdos, el primero que les pedimos es que acaten las medidas del cierre parcial, que hacía referencia la secretaria Carpio.

¿Qué significa el cierre parcial?, es de jueves a sábado deben de cerrar todos los establecimientos a las 7 de la noche por tarde y el domingo cierre total, principalmente en los 22 municipios que están en alto riesgo.

El domingo es cierre total, y cuando es cierre total, significa que nadie sale de sus casas, y que nadie se va al parque o la plaza principal a pasear o a divertir los niños.

Este cierre parcial implica lo que ya les decía, durante tres semanas, ojo, durante tres semanas deben de cerrar las actividades, todas, de jueves a sábado a las 7 de la noche.

Implica todas, porque luego dicen, bueno y las actividades esenciales, también tienen restricciones, la comida, por ejemplo, solo para llevar, y eso porque ahorita todavía estamos en una condición que nos permite que hasta las 7 de la noche.

Pero vamos a llegar a un momento en que tienen que cerrar completamente, si no disminuimos los contagios en estas tres semanas que estarán a prueba.

El domingo es cierre total, nadie puede andar en las plazas o centros como sucede ordinariamente, preferentemente hay que comprar en línea y si hay que ir a comprar la comida, pues hay que comprarla en sábado.

O sea, los que hacen, que acostumbran hacer su mandado, o cómo se llamen las compras que hacen el domingo, hay que hacerla el sábado porque el domingo vamos a cerrar completamente los centros comerciales, todo tiene que cerrar el domingo de manera completa.

Vamos a seguir insistiendo mucho para que la gente se quede en casa, sobre todo, insisto, en estos 22 municipios.

Si alguien quiere venir de otras partes a Morelia no vengan, porque todo va estar cerrado, vamos a ver con los propios del transporte público, autobuses, para que también ese día no haya corridas de transporte público a estos municipios para evitar traslados que son el vehículo favorito para el tema del contagio.

Vamos a intensificar las tareas de la policía y la comunicación, la información con los Guardianes de la Salud para que se cumplan de manera puntual los filtros sanitarios.

Debe de tener filtros sanitarios, los sanitizantes famosos con gel antibacterial, medición de la temperatura, una ruta de entrada y una de salida, para que no haya el encontradero, entran y salen, una ruta para entrar y otra para salir tiene que habilitarla tanto en los lugares que expiden comida y esto, como en los centros comerciales para que haya un solo flujo y no se rencuentre la gente.

El señalamiento puntal de la sana distancia porque rápido se nos olvida y ya están encimados en las filas para entrar al banco o las filas para entrar a Elektra o estas tiendas que venden muchos artículos y dan créditos, todo eso.

Tiene que acatarse la sana distancia, la policía va a estar muy atenta para en el caso que se requiera hacer la dispersión correspondiente de la gente.

Respetar puntualmente los aforos permitidos, es la tarea que harán los Guardianes de la Salud.

Tercero. El plan de vigilancia que implica la evaluación quincenal del riesgo, municipio por municipio al interior de sus comités de seguridad en salud, por eso deben de estar sesionando de manera permanente.

Por ejemplo, nosotros hoy tenemos Consejo Estatal en donde deberemos de validar muchas de estas medidas.

Cuatro. Hacer cumplir, este es el tema luego más complejo porque las medidas ya las conocemos, el asunto es cómo hacemos que se cumplan.

Entonces, tienen que hacerse cumplir las medidas sanitarias porque de lo contrario se quedan nomás en letra muerta.

Quinto. Vamos a reforzar la vigilancia en el transporte público, que ya se relajaron las medidas, ya el chofer no trae el cubrebocas, el gel que traían ya no ya hay.

Y ya se la respuesta que nos van a decir nuestros amigos del transporte, -es que ya no tenemos para comprar gel-.

A ver cómo le hacemos para volverlos a dotar o refaccionar con estos insumos básicos.

Vamos a, también a elaborar con los compañeros del ICATMI un paquete grande de cubrebocas para darles a los choferes, para que no sea el pretexto de que no tienen, con un par de cubrebocas, porque son lavables, con eso se resuelve, pero tiene que cumplirse la disciplina de que usen el cubrebocas.

Y sexto, está de más repetirlo, pero repito, están prohibidas las fiestas, prohibidos los eventos masivos, prohibidas las peleas de gallos, los jaripeos, carreras de caballos, los eventos deportivos, fiestas de XV años, de bautizos, de bodas.

Están prohibidas estas reuniones que son normalmente espacios de concentración de personas y está absolutamente prohibido porque se entiende lo que aquí se decía la gente quiere ir a jugar, quiere ir.

Se ha estado posponiendo en baile que estaba programado desde hace un año, pero ahora lo queremos hacer no se puede mientras no estemos otra vez controlado que se haya mitigado, que se haya encausado bien la crisis.

Lo tenemos que lograr porque el tema depende de todas y todos, qué estamos haciendo con estas medidas, pues regresar al cierre total porque entonces si colapsamos la economía, los efectos son muy graves, por eso más vale, acatar todos, estas medidas básicas.

Para los presidentes municipales, para el gobierno municipal es, lo sé, muy complejo porque a los que son establecimientos establecidos, formales, fácilmente los agarramos o los convencemos, pero el comercio informal que de repente llegan y se instalan en la calle pues ahí está la tarea de los inspectores municipales.

Los tianguis no pueden instalarse donde sea y en la forma que tradicionalmente lo hacían, sobre todo para vender artículos como ropa y esas cosas que son fácilmente portadoras del virus.

Quizá lo básico, la parte de consumibles, frutas, verduras, pero con las medidas correspondientes.

Todo esto es para evitar, primero por los contagios; segundo, los hospitalizados, a ver, 447 hospitalizados tenemos ahora.

Y para que se nos agoten las camas estamos a un paso, apenas recorrimos con algunos de ustedes el Hospital Civil, el nuevo, y estábamos contentos porque teníamos 90 camas disponibles.

Pero ese está ocupado ahorita el 70 por ciento ya, si no apretamos las medidas en una semana ya no vamos a tener un espacio adecuado para atender a los enfermos y poder salvar vidas.

El asunto finalmente es que la batalla contra esta enfermedad no está ganada, quien presuma que vamos bien, miente y engaña a la población con falsas expectativas porque mientras alguien dice que estamos bien y que ya estamos controlados, resulta que ya rebasamos los 126 mil muertos.

Cuando vimos la proyección, hace como tres meses, de que para marzo tendríamos 140 mil muertos, bueno, pues ya estamos a un paso y apenas estamos a 4 de enero.

Entonces, y si a eso le sumamos todos los subregistros, los que ni toman muestras, ni registran las defunciones como tal.

Hay estado, revisen ustedes la gráfica, que parece que viven en otro planeta porque no tienen ni enfermos ni muertos por COVID, uno de ellos es Chiapas, eso es falso, están mintiéndole a la gente, nomás por quedar bien y seguir la narrativa de que no pasa nada, pero están en una situación muy crítica.

Nosotros no vamos a engañar a la gente porque esa mentira que ahora echan para aparecer como héroes y quedar bien pública y políticamente se va a revertir porque más temprano que tarde se va a saber que engañaron a la población con cifras falsas y jugar con la vida de las personas así es un crimen.

Por eso tenemos que aplicarnos, ya aprendimos como dijo Diana, ya aprendimos como son las cosas y ahora lo que sigue es que nos apliquemos a hacer lo que corresponde aprovechando el aprendizaje que tuvimos durante ya más de 10 meses.

Y la mejor fórmula para hacerle frente a ello, ya lo sabemos, es cuidarnos, es la medicina más eficaz, es que cuidemos las medidas sanitarias, que nos lo tomemos en serio.

Porque siento, yo percibo que, a estas alturas, primero el hartazgo de andarse cuidando, de no poder convivir como se hacía antes, luego los problemas económicos que obligan a la gente a salir.

Y junto con ello que después de tantos meses le hemos perdido el miedo al virus, pero el problema es que mientras le perdemos el miedo y ya nos vale gorro, la cosa se va complicando.

Porque en cuanto no tengamos espacio en los hospitales, mientras no tengamos los medicamentos que se requieren, por ejemplo, un paciente que está grave y que hay que intubarlo si no se tienen los medicamentos para sedarlo y para prepararlo no se le van a poder poner, aunque tengas todavía el aparato, el ventilador, o cómo se llama esta cosa.

Pero si no tienes los medicamentos no lo vas a poder hacer, porque esos también están agotados, es el problema principal que tienen hospitales como el IMSS o el ISSSTE, que ya no tienen los insumos para ello.

Y luego se nos agota el personal, entonces de verdad que es una situación compleja, pero no vamos a descansar y no nos vamos a cansar de insistirle a la gente que se cuide.

Llevamos 10 meses enfrentando la epidemia, pero y en estos 10 meses no hemos dejado de decirle a la gente como son las cosas, tener claro que la vacuna no es una solución ahora, no la va a ser pronto, y quizás la va a ser para el año que entra.

Por lo pronto el 2021 será muy incierto en materia de vacuna, porque también se ha dicho mucho que ya va a llegar la vacuna, y que ya viene la vacuna, y algunos irresponsables, no digo nombres, dicen es que ya habrá vacuna para todos, gratis para todos.

Sí como no Chuca, cuando va a llegar eso y mientras la gente se confía y empieza a enfermarse y se empieza a morir por esa irresponsabilidad de manejar la crisis México es de los países donde más muertos hay, de los países más o menos de nuestra misma condición de desarrollo es donde más muertos tenemos.

Estaba viendo una nota ayer, solamente dos países en el mundo que no tienen concretas para el tema de los viajes, que es México y Afganistán, háganme el favor con quien nos andamos comparando porque aquí no pasa nada, todo es plantar árboles, mientras la gente se sigue muriendo, se sigue enfermando y sigue la crisis sin control.

Allí le paro, espero no tengan ya ninguna pregunta después de todo lo que les dijimos, pero si hay alguna pues órale.