Adaptarnos, protegernos y evitar rebrotes de COVID-19, el reto: Silvano

Morelia, Michoacán,
16 de noviembre de 2020.

Queridas amigas, amigos,

En la vida como en las crisis, quien logra adaptarse mejor a las circunstancias, no sólo sobrevive, también se hace más fuerte.

Como ustedes saben, Michoacán lleva más de ocho meses haciéndose más fuerte, gracias al esfuerzo y compromiso de todas y de todos.

En este periodo, ni gobierno, ni sociedad nos hemos rajado ante el enorme reto que representa la crisis sanitaria y sus efectos en la economía de las familias.

Por supuesto, no estamos hablando de victorias, no estamos echando campanas al vuelo, aunque falta mes y medio para que termine este año que ha sido tan complicado, es necesario que estemos absolutamente conscientes, claros, de que la crisis no se va a acabar con el inicio del año, lo más probable es que vivamos todo el año que entra, enfrentando la epidemia.

Desafortunadamente, nuestro país, México está muy cerca de registrar los 100 mil muertos, esto nos ubica como el cuarto país con más muertos en todo el mundo, sólo por detrás de Estados Unidos, de Brasil y de la India.

En Michoacán, México y en el mundo entero, tenemos todavía por delante varios meses donde debemos adaptarnos definitivamente a la Nueva Convivencia, hasta que la vacuna sea una realidad y toda población pueda tener acceso a ella.

Por eso hay que tener muy grabado que la clave es adaptarnos y protegernos para seguir avanzando.

Hasta ahora, nuestro estado ha dado muestras de que vamos por buen camino. Sin embargo, el reto que tenemos a partir de ahora, es no permitir que haya rebrotes en Michoacán.

Por eso, para reducir los riesgos, la semana pasada publiqué un decreto con un paquete de medidas para enfrentar esta segunda fase, de la Nueva Convivencia que se basa en los principios ya mencionados:

1.    Adaptarse a la Nueva Convivencia; ojo, adaptarse a la Nueva Convivencia
2.    Protegerse del ámbito individual, familiar, laboral y lo social; y
3.    Avanzar para la reapertura de la económica.

Con esta estrategia se permitirá la reapertura de actividades económicas, con capacidad del 50 al 75% dependiendo del tipo de negocio, de su tamaño y giro, y que además debe de contar con lo siguiente:

1.    Filtro con gel, alcohol y toma de temperatura en las entradas de los negocios, de los restaurantes;
2.    El uso de cubrebocas obligatorio;
3.    Espacios entre cada mesa de servicio en el caso de los lugares donde se ofrece comida, restaurantes y demás;
4.    Si se evita el contacto personal; y,
5.    Y si se evita la presencia de personas vulnerables por alguna comorbilidad;

•    Los bares tendrán operación reducida de 50% de su capacidad. Abrirán de jueves a sábado y su horario de cierre es hasta las 23 horas, es decir, hasta las 11 de la noche.

•    Se mantiene la prohibición de actividades no esenciales como conciertos, jaripeos, espectáculos, eventos deportivos, fiestas patronales, y en general reuniones que conglomeren personas en calles, por ejemplo, ahora que es temporada de posadas.

•    En municipios en donde haya incremento de casos activos, de casos sospechosos, incremento de defunciones y demás indicadores, se tendrán que llevar acabo medidas adicionales como hacer peatonal el acceso a las plazas públicas, y reducir la operación de las actividades económicas.

•    El operativo de brigadas de vigilancia “Guardianes de la Salud” estará funcionando con carácter permanente hasta nuevo aviso.

Como parte de la estrategia del Gobierno mantendremos en todo el estado, el uso del cubrebocas obligatorio como una medida indispensable para contener los contagios.

La semana pasada envié al Congreso del Estado la iniciativa de ley, que mandata el uso obligatorio del cubrebocas. Es importante el apoyo solidario de las diputadas y los diputados para que pronto puedan aprobarla.

Amigas y amigos,

Todo indica que hasta ahora vamos por buen camino, pero todavía no es momento de relajarnos, hay focos rojos en nuestro estado, como el caso de Morelia, nuestra capital, que hoy en el municipio, hoy en día es él que mayor número de contagios tiene. La capital no ha podido regular y contener su epidemia, nada menos, en los últimos 15 días murieron 38 personas, en Morelia.

El dato positivo, es que municipios como Apatzingán, citando un ejemplo donde las cosas van bien, los habitantes y las autoridades locales se comprometieron, y llevamos dos días sin ninguna defunción y sin una sola persona hospitalizada por COVID-19, ese es un buen dato, que sí se puede.

Como lo dije al inicio, el reto de Michoacán es evitar un incremento de contagios.

Sé que hay hartazgo, que hay enojo, que hay estrés por toda esta situación en muchas personas, sin embargo, hay que tener claro que la crisis no será para siempre.

Estoy seguro que si en los siguientes meses, respetamos las medidas que ha definido la autoridad estatal en salud, Michoacán va a seguir fortaleciéndose y evitará regresar a un escenario de mayores restricciones.

Es momento de adaptarnos, de protegernos y seguir avanzando.

Muchas gracias.