Adaptarnos, protegernos y avanzar, objetivos en Nueva Convivencia: Gobernador

Morelia, Michoacán,
A 9 de noviembre de 2020

Muy buenos días.

Quiero empezar este mensaje, reconociendo el esfuerzo hecho por todas y todos, a través del trabajo coordinado que hemos realizado junto con comunidades, municipios, personal médico y la sociedad en general, durante más de 8 meses que llevamos ya con esta epidemia.

Sin duda, la epidemia por COVID-19, nos está dando una gran lección, y esa es, que una crisis de salud como esta, solo puede superarse con la participación y el compromiso en comunidad.

Desde el primero de junio, hemos logrado en Michoacán una reapertura económica gradual y segura, hasta ahora del 50 por ciento. Gracias a esto, Michoacán es uno de los tres Estados con menores afectaciones económicas en el país, según lo demuestran datos del INEGI.

Por eso, es importante aprender de lo que está pasando en otras partes del mundo y otros estados  de la República. Hasta ahora, Michoacán no se encuentra en un escenario de rebrote, como lamentablemente empezó a suceder hace unos días en otras Entidades del país.

Sin embargo, es muy importante que tengamos claridad de que tampoco hay un plazo definido para que tengamos medicina, vacuna o para que tengamos los instrumentos para poder curar la enfermedad.

Por todo ello, el gobierno del estado mantendrá los protocolos sanitarios, y como sociedad debemos mantenernos alerta.

Esto no significa vivir bajo el miedo o dañar nuestra salud mental. Significa aceptar que la forma de vida se ha modificado, y que nuestra primera responsabilidad es adaptarnos a estas nuevas circunstancias.

Por ello, hoy anunciamos la segunda fase de la nueva convivencia, donde el objetivo principal es reforzar todas las actividades de protección que la población debe de adoptar como forma de vida permanente, uso de cubrebocas, lavado de manos y distanciamiento social, para reducir al mínimo, y controlar y contener los contagios y en consecuencia muertes por COVID.

En esta segunda fase de la Nueva Convivencia, la palabra clave es adaptación. Nadie puede quedarse atrás. Si alguien no acata las medidas, el riesgo aumenta para todas y para todos.

Esta misma semana se publicará el decreto que establece con mucha claridad y con toda la claridad todas estas medidas.

De igual manera, enviaré mañana martes al Congreso del Estado, la iniciativa de ley para el uso obligatorio del cubrebocas.

Así mismo, se establecerán todos los mecanismos que sean necesarios para sancionar, a los que no cumplan las medidas determinadas de esta fase.

El segundo aspecto, es la protección, y para hacerlo debemos tener muy claro cuál es nuestro riesgo individual, familiar y laboral, y en función de eso tomar decisiones que nos protejan a nosotros y en consecuencia protejamos a quienes nos rodean.

Por ejemplo, si asistes a un evento masivo, y convives con un adulto mayor, o con alguna persona que tenga alguna dedibilidad de salud las probabilidades de que seas portador del virus, lo contagies y que muera son muy altas.

Hay que entender que a este virus sólo lo vamos a controlar, si dejamos de socializar y convivir como lo hacíamos antes.

El tercer punto, es que el COVID no sólo puso a prueba la salud de la humanidad, sino también la economía de toda la sociedad en su conjunto.

En Michoacán, tenemos que seguir avanzando con pasos seguros, no podemos retroceder en la reapertura económica que iniciamos en junio pasado, porque cerrar negocios y comercios, deja fuertes repercusiones en el bolsillo y bienestar de las familias.

Sin embargo, seguir avanzando sólo será posible si contenemos la cantidad de contagios en el estado.

Todos los municipios son importantísimos, me refiero a los Gobiernos municipales, en esta segunda fase, pero hay algunos que serán todavía más por su tamaño poblacional, y por su lugar estratégico en las actividades económicas de nuestro estado. Me refiero a Morelia, Uruapan, Zamora, Lázaro Cárdenas y Zitácuaro, por señalar los cinco municipios de mayor población y de mayor movimiento económico.

Desafortunadamente, hace semanas que Morelia no puede reducir su número de contagios y muertes.

Por ello, necesitamos cerrar filas por y en Morelia, y que los ciudadanos y la autoridad municipal se comprometan, para seguir los protocolos que juntos hemos construido para cuidar tu salud.

Seamos claros, la epidemia no terminará en los meses siguientes. Por lo tanto, si Morelia y su autoridad municipal se siguen descuidando, las repercusiones serán para todo el Estado, y perderemos todas y todos, lo que hasta ahora hemos podido avanzado.

El reto más grande que tenemos en frente es el regreso a clases presenciales, esa será la verdadera reapertura económica, pero no lo vamos a lograr, si los municipios clave no cumplen con las medidas sanitarias aplicando los protocolos en todo, como es:

Controlar los espacios públicos y cancelar todos los eventos masivos como ferias, jaripeos, posadas, peregrinaciones; el cumplimiento estricto de protocolos en tianguis, mercados y el comercio en general; la restricción de horarios y días en bares y restaurantes; el apego a los protocolos establecidos en empresas, hoteles y restaurantes en donde el número de personas no debe de rebasar el 50 o hasta el 75 por ciento, dependiendo de la capacidad del lugar y del giro al comercial al que corresponda o se trate; y vuelvo a decirlo, el uso obligatorio del cubrebocas en todos los espacios.

Ten presente que en esta segunda fase, la clave es: adaptarnos, protegernos y avanzar.

Michoacán va por buen camino, de nosotros depende continuar así. No bajemos la guardia, es por todos y para todos.

Muchas gracias.