Visita al Hospital Rural de Villamar

Villamar, Michoacán, 13 de julio de 2019

Señor Presidente, me alegra recibirlo por cuarta ocasión en Michoacán. Bienvenido a esta tierra, que es su casa y que se le quiere bien.

Cada que tengo oportunidad, Presidente, en mi condición de Gobernador o como michoacano, afirmo que: Michoacán es una tierra grande, con un legado histórico que nos enorgullece y nos compromete a ir al fondo de los problemas estructurales e históricos de Michoacán para poder resolverlos.

Reconocemos mucho esta gira para revisar algo tan sensible, como es el tema de la salud.

En el Gobierno del Estado hemos tenido presente, que la salud al igual que la educación y seguridad, son temas que preocupaban mucho a las y los michoacanos.

Señor Presidente, permítame contarle cómo recibimos en Michoacán el sector salud a mi llegada en año 2015.

Encontramos finanzas desordenadas, un verdadero desorden en las finanzas, que recursos destinados para el tema de salud por muchos años se usaron en otras cosas y eso debilitó de manera grave la posibilidad de brindar mejor atención a los michoacanos y a las michoacanas.

También se desviaron los recursos para usarse en otras cosas, razón por la cual se debilitó el sistema financiero de salud a llegar a un nivel prácticamente infuncional.

Excesos de contratos de plazas en el área administrativas. Crisis en el abasto de medicamentos, en el mejor de los casos se cubría el 25 por ciento de los medicamentos que se requieren de acuerdo a las claves establecidas en cada Centro de Salud.

Más de 38 obras, tiradas, inconclusas. Siete Hospitales que no se habían terminado de construir. Centros médicos y hospitales sin mantenimiento, no acreditados y en condiciones muy lamentables: falta de equipo, sin baños, goteras por todos lados, quirófanos no acreditados, entre otras cosas.

Una deuda con proveedores superior a los seis mil millones de pesos. Además, de conflictos laborales, derivados de compromisos incumplidos o no cumplidos  con los gremios sindicales.

Señor Presidente, hoy estamos parados en una realidad diferente.

Desde el día primero del gobierno que encabezo, echamos a andar un programa integral  de rescate que consistió, en primer lugar, en poner en orden el tema financiero.

Recuperamos y terminamos de construir las 38 obras tiradas, entre ellas, los hospitales regionales de Cherán, de Pátzcuaro, de Uruapan y Zacapu.

Dignificamos 430 Centros de Salud, donde prácticamente se dejaron  como nuevos; hoy 90 por ciento de nuestros Centros de Salud están acreditados y daremos una segunda vuelta para acreditarlos todos, como pudo constatarlo Ivonne, directora del hasta ahora Seguro Popular, en su reciente visita a nuestro querido estado.

Metimos recursos a los 27 hospitales para dignificar sus instalaciones, áreas de quirófano, casa de máquinas y equipo médico; hoy tenemos 60 por ciento de estos Hospitales acreditados.

Nuestro reto para los próximos meses; es elevar esta cifra al 100 por ciento.

Llevamos los Convoyes de la Salud integrados por 8 tráileres para atender a las comunidades más apartadas y marginadas del Estado.

Entregamos una ambulancia equipada a cada uno de los 113 municipios del Estado, para garantizar la respuesta de urgencias médicas en todo el territorio del Estado.

Modernizamos el sistema estatal de salud: hoy están conectados los centros de salud con los hospitales, para compartir en tiempo real la información de pacientes, medicamentos y referencia de los usuarios.

En esta región, región de la Ciénega se dignificaron los 25 Centros de Salud y el Hospital Regional de Sahuayo, para una mejor atención a los pacientes. En cada uno de ellos, se equiparon y renovaron las instalaciones, además de que se está estabilizando el abasto de medicamentos.

Esto nos ha permitido mejorar paulatinamente los servicios de salud del Estado, que en esta región atiende a más de 130 mil personas, es decir, a la mitad de la población.

Pese a estos avances señor Presidente, estamos muy lejos de echar las campanas al vuelo, porque no hemos alcanzado a cubrir lo que necesitamos,  tenemos aún muchos retos aún pendientes por resolver.

Por ejemplo, estamos muy cerca de terminar la construcción y equipamiento del Hospital General de Morelia Dr. Miguel Silva y del Hospital Infantil “Eva Sámano de López Mateos”. Sin embargo, requerimos de su  apoyo Presidente para cubrir las plazas médicas necesarias para garantizar su operación.

Igualmente, pedimos su apoyo para realizar la sustitución del Hospital General Regional de Lázaro Cárdenas, el cual opera con una infraestructura muy vieja y al margen de la normatividad.

Estoy seguro señor Presidente que el pueblo de Michoacán se sentirá muy honrado de ver estas obras concluidas con su respaldo y acompañamiento.

Quiero refrendarle una vez más todo mi apoyo, cuente con Michoacán, un pueblo que lo respeta y lo quiere bien.

Cuente con toda la voluntad y disposición del Gobierno del Estado que yo encabezo para seguir trabajando de la mano con el suyo, para mantener la perspectiva social en las acciones de gobierno y garantizar el derecho a la salud de las michoacanas y de los michoacanos.

A todas y a todos muchas gracias. Señor secretario de Salud de Jalisco bienvenido a su tierra. Muchas gracias.