Política de atención y empoderamiento de las mujeres

Morelia, Michoacán
19 de agosto de 2019.

Buenos días.

Muy rápidamente, queremos hoy compartirles, la compañera Gabriela y yo, como saben ella es la secretaria de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres, y queremos hoy hablar de las mujeres.

Compartirles algunos datos, a propósito de lo que va a suceder esta semana, compartirles algún dato o la información que se ha estado compartiendo en los últimos días de hace dos semanas para acá, cosas, datos que publicó el Coneval, datos que publicó el INEGI y acciones que se han estado desarrollando en la Secretaría y en el Gobierno del Estado.

Entonces primero, como ustedes saben, en el año 2015, al inicio de esta administración, nos encontramos con que había una solicitud vigente de un grupo importante de mujeres agrupadas en el movimiento feminista por la defensa de los derechos de las mujeres y la lucha frontal en contra de la violencia hacia las niñas y las mujeres.

Así es que recibimos el estado con la solicitud de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres por un aumento desmedido de la violencia particularmente durante los años 2008-2014.

Al llegar al gobierno, recordarán ustedes que yo me comprometí públicamente en el acto de protesta, a encabezar la solicitud que las mujeres estaban haciendo desde hace algunos meses, e hicimos la solicitud correspondiente ante la Unidad del Gobierno Federal, que depende o dependía de la Secretaría de Gobernación, para solicitar que a Michoacán se le declarara la Alerta de Género.

A los pocos meses de haber asumido el gobierno se declaró la Alerta de Género en 14 municipios del estado de Michoacán, particularmente los municipios más grandes del estado, Morelia, Uruapan, Zitácuaro, Apatzingán, Lázaro Cárdenas, Sahuayo, Pátzcuaro, entre otros, prácticamente 14 de los más grandes municipios del estado y se empezó toda una ruta de trabajo para atender específicamente estas recomendaciones, que había emitido la autoridad federal en la materia, de acuerdo a los mecanismos que establece la Ley para la Protección del Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y a otros protocolos, de carácter internacional.

Encontramos también que había pocos mecanismos institucionales para atender las demandas de las mujeres y las niñas para proteger sus derechos; cerca de la mitad de las mujeres que trabajaban en el estado, lo hacían en el sector de la informalidad.

Se solicitó entonces la declaratoria de Alerta de Género contra las Mujeres como una acción, se realizó el programa de atención a la Alerta y se instalaron los Consejos Municipales para Atender la Violencia contra las Mujeres con prioridad en los municipios con Alerta.

Es decir, no significa que sólo aquellos que se declararon en la Alerta fueran atendidos, lo hicimos para todos los municipios, incluyendo que se instaló un grupo interdisciplinario de trabajo, que yo presidí durante varios meses, para atender de manera puntual cada una de las recomendaciones.

Se creó la Unidad Especial para la Atención en Agravio de las Mujeres en lo que fue la Procuraduría de Justicia en el Estado, esta Unidad hoy es parte de la Fiscalía General del Estado, incluyendo que se instruyó para que se abrieran aquellos expedientes que habían sido cerrados sin haberlos concluido.

Se diseñó la ruta única de atención contra las mujeres, para articular a las instituciones del estado y atender con mayor oportunidad los casos de violencia, esto significa que en el refugio para atender a las mujeres violentadas se instaló la ruta con todas las dependencias, todas las instituciones, incluyendo la instalación ahí de una Juez de lo Familiar del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, para que no tengan que salir las mujeres e ir a otra parte a ser atendidas o hacer su declaración correspondiente.

Se instalaron Unidades de Igualdad Sustantiva en todas las dependencias de la administración pública estatal y buscamos que los municipios hicieran lo propio, no sé qué tantos lo harían, lo mismo solicitamos al Poder Judicial y al Poder Legislativo de la creación de estas unidades, el objetivo es para implementar una política de igualdad de género en todo el gobierno y en todos los espacios públicos, porque muchas veces se cometen faltas, o conductas, o actitudes también, por desconocimiento; no se justifica, nunca, pero es importante decir que en la medida que haya más información y haya capacitación, las cosas van a ir cambiando poco a poco.

Además, se contribuyó a instalar el Observatorio de Participación Política de las Mujeres y se instaló el Observatorio de Medios de Comunicación con Perspectiva de Género y Derechos Humanos, aquí hemos tenido participación de mujeres líderes en el periodismo nacional de manera muy reconocida y destacada.

Se implementó también el programa de microcréditos “Palabra de Mujer”, programa emblema y único en su tipo a nivel nacional, reconocido y premiado por el Programa Nacional de Naciones Unidas para el Desarrollo.

En su tercer año de funcionamiento, se han entregado 116 mil créditos a más de 56 mil mujeres, con una derrama de recursos de alrededor de 700 millones de pesos en créditos, que van directo a manos de las mujeres y a fortalecer sus proyectos productivos y actividades diversas, que les permitan tener un ingreso económico y con ello, tener mayor capacidad de salir adelante, atender a sus hijos y lograr un objetivo, que es básico, el empoderamiento de las mujeres para mejorar sus condiciones de vida y también con ello, hacerle frente al problema, al lastre de la violencia.

Se tiene entre otras cosas también de resultados, se tiene el objetivo, y estamos trabajando intensamente, para que en los próximos dos años, levantemos la Alerta de Violencia de Género, porque ha habido un avance importante en el fortalecimiento institucional, en las campañas de contención y de combate a conductas violentas o a hechos que lastiman la dignidad o los derechos de las mujeres.

Por primera vez, el gobierno de Michoacán cuenta con una estructura institucional que permite atender muchas de las necesidades de las mujeres y las niñas con enfoque de género.

En cuatro años se redujo el desempleo de mujeres y su participación en el sector informal, lo que quiere decir que tienen mejores condiciones laborales. Estos datos que se muestran en esta gráfica son del 2015 al 2018, es importante ver cómo ha caído el porcentaje de mujeres en la informalidad, estos datos son del INEGI, son cifras bastante sólidas que vale la pena que ustedes, bueno, ya las tienen porque éstas las publica el INEGI cada seis meses.

Los ingresos de las mujeres trabajadoras de Michoacán mejoraron un 20 por ciento en cuatro años, esto del 2015 a junio de 2019, ahí están las cifras en la pantalla. Las mejoras en el ingreso de las mujeres contribuyeron de manera importante a la reducción de la pobreza en Michoacán que reportó el Coneval hace dos semanas, las jefas de familia aumentaron su ingreso promedio de 5 mil 300 a casi 7 mil pesos mensuales del 2016 al 2018, ingreso mensual de jefas de familia en Michoacán, también datos del INEGI.

Estas cifras del Coneval, de hace una semana, vale la pena destacarlas, luego se pasan por alto; el Coneval es un órgano autónomo constitucionalmente, que procesa la información y con sus metodologías, evalúa y califica la política social y sus resultados, sin la intervención de los gobiernos.

De tal manera que sus cifras son muy sólidas, sus datos son muy sólidos y a lo mejor pudiera parecer un dato más, una cifra más, pero no, porque haber pasado de 55 por ciento de pobreza general a 44, en dos años, y de 15 y algo a 6.1 en pobreza extrema, en dos años, quiere decir que todas y todos hemos hecho la tarea que nos toca para poder generar mejores condiciones de vida para todos.

No quiere decir que ya los problemas estén resueltos y ya vivimos en el mundo ideal y en el paraíso, no, pero poco a poco van mejorando las estadísticas y eso debe de ser siempre en beneficio de los sectores más vulnerables.

También compartirles que esta semana habrá un Foro importante aquí en la capital, el miércoles para ser exactos, Michoacán va a participar en la Consulta Nacional para el Diseño del Plan Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, el PROIGUALDAD 2019-2024; este Foro se inaugurará por la mañana y como estado vamos a aportar lo poco o mucho que hemos aprendido en un reto mayúsculo, pero que afortunadamente hemos ido generando las condiciones para hacerle frente a dos retos muy grandes: combatir la violencia y la violación a los derechos de las mujeres, y por el otro lado generar condiciones para una mejor vida, para una mejor condición socioeconómica de las mujeres en el estado.

El tema no es nada sencillo, son variables, muy complejas, de modificar muchas de estas que generan la violencia contra las mujeres, están muy arraigadas en los patrones culturales familiares, tanto de mujeres y hombres.

El otro día que decía yo esto, me llamó la atención la senadora Angélica de la Peña, me dijo que no iban a cargar las mujeres con esa responsabilidad y bueno, tiene mucha razón, pero siento que algo contribuye, algo hay de esta necesidad también, de que el trabajo, la lucha por generar condiciones para la igualdad, las tenemos que hacer entre todas y entre todos; no es la lucha de un sector activista solamente, de un sector de mujeres feministas, sino tiene que ser, primero una política pública para alcanzar la igualdad y luego, una tarea de todas y de todos.

Es muy frecuente ver que en la familia llega la mamá con sus dos hijas y su hijo, o sus dos hijos y sus hijas van y se sirven de comer, y los hijos van y se sientan, y la mamá va y les sirve; entonces de manera inconsciente, y casi casi ya como una reacción natural, acaba atendiéndose con privilegio, casi siempre, a los varones y no a las mujeres, se da con mucha frecuencia, entonces entendiendo que no es fácil el tema, pero si estoy convencido de que es una tarea de todas y de todos.

Estos son los datos que quisimos compartirles, muchas gracias.