Gobierno del Estado de Michoacán

michoacan.gob.mx

inicio / Noticias / Mensaje del Gobernador Jesús Reyna

Mensaje del Gobernador Jesús Reyna

 
Muy buena tarde tengan todos, muchas gracias por acompañarnos, agradezco la presencia de todos ustedes, de señores funcionarios del gobierno federal, de compañeros de trabajo del gobierno estatal, de los medios de comunicación y de todos quienes esta tarde nos hacen el favor de acompañarnos.

Hemos pedido vernos este domingo, para hacer con ustedes algunas reflexiones, algunos comentarios. Como ustedes sabes, hace unos momentos el día de hoy, el Congreso del Estado me ha ratificado en esta responsabilidad que me confiriera, al extender ahora la licencia otorgada al gobernador constitucional del estado, Fausto Vallejo Figueroa, para continuar separado del cargo.
 
El Congreso lo hizo en una plena correspondencia a las leyes que nos rigen, y en consideración legítima a un servidor público, a quien la sociedad, a través del voto popular, le ha otorgado liderazgo, legitimidad democrática, y autoridad política; Fausto Vallejo es un hombre al que todos hemos visto trabajar con pasión y entrega incondicional; su lealtad a sus compromisos con las mejores causas de Michoacán, están fuera de duda; es un hombre de convicciones que no tan sólo aspira a cumplir, sino que lo hace siempre son la decisión de servir bien a sus conciudadanos, con el anhelo de ver realizada la justicia social. Es este anhelo de servir a su pueblo, el que le da fuerzas para luchar contra un padecimiento, que lamentablemente lo ha atrapado y separado momentáneamente de sus tareas.
Nosotros desde aquí, y estoy seguro que lo puedo hacer por todos los aquí presentes, hacemos votos para que pronto se restablezca plenamente, y podamos volver a contar los michoacanos con sus orientaciones, sus consejos y sus capacidades políticas.

Con Fausto Vallejo me unen muchas cosas, fuimos contemporáneos en la Universidad Michoacana, y ambos nos sentimos orgullosos, muy orgullosos de nuestra formación ideológica nicolaita; tenemos una larga militancia política sin dobleces y sin ambages, siempre en el Partido Revolucionario Institucional, en el que en diversos momentos nos ha tocado dirigir; en el servicio público, también hemos coincidido; y como dos personas que razonamos nuestro quehacer político, y que actuamos por convicciones, hemos tenido encuentros y desencuentros, como es normal cuando, como lo dije, cuando se actúa por convicción, y no por alguno otro interés. 

Pero quiero reiterar, como es público y notorio, que en este último tramo que hemos trabajado juntos, encontramos muchas coincidencias que me llevan a decir que me ha resultado estimulante y satisfactorio, trabajar al lado de un hombre con profundos valores políticos e ideológicos, y de una gran calidad humana. Él hizo campaña, él comprometió acciones, propuso a los michoacanos una visión de estado; se plasmó en el Plan Estatal de Desarrollo, que este año se completa en el Plan Operativo Anual; me propongo darle puntual seguimiento a todos y cada uno de las acciones, de los compromisos y de la visión; y seguir esos puntos programáticos. Y garantizo que trabajaré con lealtad y hasta el límite de mis capacidades y fuerzas, para procurar dentro de eso, el bienestar de nuestro pueblo.

Tengan la seguridad que todos los que aquí estamos, este equipo de trabajo, al frente del cual me encuentro hoy, habremos de rendir buenas cuentas al pueblo de Michoacán.
Mi lealtad con Fausto Vallejo será; estoy seguro que estando él en mi posición, haría lo mismo: demostrar lealtad y fidelidad a las instituciones. La Constitución dice que el ejercicio del Poder Ejecutivo se deposita en un solo individuo que se denominará gobernador del estado; y en esta circunstancia que nadie ha deseado, ni yo mismo, me toca hoy a mí asumir esa responsabilidad; lo haré a plenitud como lo marca la Constitución, bajo mi decisión y bajo mi responsabilidad.

Con quienes he trabajado, saben que no me  gustan las improvisaciones y sé, desde hace mucho, que una política responsable para un desarrollo sustentable se planifica, se organiza y se lleva a cabo con convicción y responsabilidad, dando lo mejor se sí para con la gente; soy una persona que no tolera la corrupción ni la falta de compromiso.
Michoacán demanda de todos nosotros, compañeros de trabajo en el gobierno estatal, y sobre todo en estos momentos de desafío, de una entrega total; nos exige que trabajemos con honestidad, que trabajemos con compromiso, que trabajemos con esa convicción que nunca debemos dejar, con la convicción de que somos quienes conducimos el estado, y quienes somos responsables de los resultados, responsabilidad que nunca vamos a evadir.

La corrupción es uno de los males que nos impide alcanzar mejores niveles de bienestar para todos, y en eso, reitero, no habrá tolerancia para nadie. Gobernaré con apego irrestricto a las garantías sociales e individuales consagradas en nuestras Constituciones; así lo hemos hecho en el periodo que ha transcurrido ahora. Todas nuestras acciones tendrán un claro, preciso, interés social. Mi principal compromiso es con las mayorías trabajadoras del estado, los hombres y los gobernantes tenemos responsabilidades qué cumplir. 

Por lo que a mí respecta, tengan la seguridad que sabré cumplir con las vías, en este tiempo histórico, que me toca hacerme cargo de esta responsabilidad. Conozco bien las facultades que se me confieren, y tengan la certeza que tomaré las decisiones que sean pertinentes, las que sean necesarias para alcanzar las metas que nos hemos propuesto.
Estamos compactado y reduciendo el aparato burocrático para evitar duplicidad de funciones y hacerlo mucho más eficiente. El Estado no puede convertirse en el empleador, ni para resolver el problema y la demanda de trabajo del estado; pero sí somos todos responsables de crear las condiciones necesarias para aquellos que socialmente tiene la posibilidad y la responsabilidad de generar fuentes de empleo, tengan el campo propicio para hacerlo; esa es nuestra responsabilidad y así entendemos el trabajo y la misión del estado.
Por lo que respecta a la educación, una sola expresión: la rectoría de ella le corresponde al Estado y a nadie más, está así decidido.

Soy de lealtades, tengo como principio cumplir con las responsabilidades que me confieren, no ocuparé ociosamente un cargo que exige siempre toda la dedicación, toda la convicción, toda la creatividad, toda la transparencia y la honestidad de sus servidores públicos; Michoacán no está para experimentos, ni tampoco para simulaciones. 
Nuestro estado es un estado rico, es un estado plural, por su diversidad de regiones y de comunidades; y mucho nos enorgullecemos de eso, es motivo casi invariable de los discursos. Pero tenemos que hacer que esa diversidad no se convierta, como parece que hasta hoy lo ha sido, en obstáculo que nos permita ir más adelante. Que las diferencias no nos confronten, que las diferencias nos permitan un diálogo; la dialéctica de entonces a partir de puntos distintos, encontrar los puntos de convergencia, donde coinciden los intereses de unos y de otros; no somos una sociedad de uniformidad, somos de diversidad, pero si decimos que esa es la riqueza, con la dialéctica del diálogo tenemos que ir siempre adelante.

Los michoacanos entendemos que esta diversidad no es necesariamente confrontación, y que ésta debemos convertirla en un círculo virtuosos cuando logremos armonizar todos los intereses. El desarrollo de Michoacán es un compromiso de todos, el gobierno juega quizá el principal papel, así lo haremos, así lo tenemos qué hacer, comprometidos con el desarrollo de todos los michoacanos. Y ahora que me toca estar al frente de esta responsabilidad, tengan la seguridad de que esa será una de las principales preocupaciones; confío que el amor que todos decimos sentir por Michoacán; el amor que todos, en los discursos y en toda intervención decimos que sentimos por Michoacán, actores de una y de otra ideología, o como coloquialmente lo decimos, de uno y de otro color; aunque a mí no me gusta decirlo de esta manera, que ese amor por Michoacán nos una, nos lleve a que las expresiones políticas e ideológicas que tienen presencia política en el estado, participen con decisión, con diálogo y sobre todo con compromiso, para que construyamos lo que Michoacán necesita; no es de nadie Michoacán, ni es de unos cuantos, es de todos, y tenemos que entender que tenemos que construir la casa común  en la que todos debemos vivir mejor.

Es mi compromiso gobernar escuchando todas las voces, así lo haré, y uniendo las voluntades en la medida de lo posible; pero para unir voluntades se requiere actitud, actitud  de quienes participan, no es la voluntad de uno, es la voluntad de todos, es la actitud, es la creencia, es la convicción, es la firmeza, por mi parte quiero decir que asumo como premisa que la única manera inteligente y provechosa de gobernar en los Estados modernos,  es  mediante la construcción de consensos, no tengo ninguna duda de esto, en lo social e institucional, es principio que me motiva y por ello pido a todas las expresiones políticas y sociales, que asumamos juntos ese compromiso para el bien de Michoacán de hoy pero sobre todo para el Michoacán del mañana, es innegable que tenemos problemas de orden financiero, de seguridad pública, de empleo, de desarrollo económico, y de inequidad social, pero estamos trabajando y estamos dando resultados vamos a darlos y los habremos de confrontar con la realidad, con una realidad que nos permita analizar de dónde venimos y a dónde vamos, el análisis de una situación social no puede ser completo si se hace sólo sobre un momento, la historia y todo nos es más que una sucesión de momentos, tenemos siempre que analizarlo, dónde estábamos, dónde estamos y a dónde vamos,  por eso creemos que estamos cumpliendo con éstos propósitos, mejorando las condiciones de seguridad, sin duda las condiciones para el desarrollo procurando generar riqueza para que haya más que repartir para todos los michoacanos, tengo la certeza de que vamos a salir adelante, con la unidad de todos y con una inteligente coordinación con los otros dos niveles de gobierno y con el Poder Legislativo y Judicial, a los que desde aquí saludo con respeto. 

Les pido a mis compañeros que formamos el equipo de trabajo del estado, la mayor de las dedicaciones, que trabajemos con empeño, que trabajemos viendo en cada una de nuestras decisiones, los rostros de a quiénes estamos sirviendo; que cuando regresemos después de nuestro trabajo, regresemos con satisfacción haber hecho lo mejor que podemos haber hecho cada día.

Dicen que la diferencia entre hacer las cosas y hacerlas muy bien, es la emoción que se pone en ellas, por eso yo les pido a todos mis compañeros, compañeras que trabajemos con emoción, busquemos las emociones si nos las tenemos; estos días difíciles, estos días duros, en esta situación que nos ha tocado transitar, lamentablemente, pocos pero duros, hemos encontrado, precisamente todos, y debemos encontrarlo, en especial lo tengo, un aliciente más, un aliciente que nos permite tener mayor emoción en la entrega  que cada día tenemos que poner en nuestra actuación y en nuestras decisiones, saben bien que trabajamos coordinadamente con el gobierno federal, y estrechamente el gobierno de la República está junto con nosotros, así nos lo ha demostrado, hemos obtenido poco a poco mejores beneficios de los pactados, todos los programas sociales están en marcha y por eso lo expresamos, nuestro reconocimiento y nuestro apoyo al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, quien pronto estará en estas tierras michoacanas.

Es momento de trabajo, no más palabras, los convoco a todos a trabajar con energía y con austeridad, no podemos ni pretendemos, sería imposible detener la marcha de la historia y detener la marcha del estado, somos los responsables de activarla, hagámoslo con responsabilidad, y hagámoslo sabiendo que los mejores momentos no llegan solos, que los mejores momentos se construyen y son producto del trabajo colectivo y el trabajo colectivo da resultado cuando todos y cada uno de los actores de Michoacán hacemos lo que nos corresponde, cuando todos y cada uno de los michoacanos cumplimos con lo que debemos de hacer, si cada uno de nosotros, lo he dicho muchas veces, desde nuestras trincheras hacen lo que tenemos que hacer, que ya no sea una frase de discurso sino realidad que vivamos, Michoacán, es un estado trabajador y generoso, así lo decimos y es nuestra responsabilidad trabajar para engrandecerlo más, gracias a todos.