Ceremonia del 28 aniversario de la fundación del Partido de la Revolución Democrática

 

Morelia, Michoacán
7 de mayo de 2017

Amigas, queridos compañeros, compañeras.

Muchas gracias por su presencia.

Los saludo y las saludo con mucho gusto.

Me da gusto que hoy podamos encontrarnos y poder saludar a muchas y a muchos militantes de nuestro partido.

Saludar a nuestro dirigente, a nuestros dirigentes estatales, queridos compañeros.
A nuestro compañero Carlos que viene en representación del Comité Ejecutivo Nacional y a nuestro presidente, Carlos Torres Piña; al secretario general, Antonio García Conejo y el resto de los integrantes del Comité Ejecutivo Estatal.

Quiero saludar a muchas y muchos compañeros que vienen de todos los rumbos del estado. Aquí están presentes muchos dirigentes municipales, fundadoras y fundadores de nuestro partido.

Agradezco la presencia de los presidentes municipales; de mis queridos compañeros los diputados federales y diputados locales. Los compañeros que tienen alguna tarea del Gobierno del Estado. Gracias a todas y a todos los que vinieron el día de hoy a este evento.

Quiero hablarles con lo que me nace del corazón, traía unas palabras escritas pero no las voy a leer, les voy a decir lo que siento porque lo que nace del corazón es lo mejor.

A nuestros amigos de los medios, gracias por acompañarnos.

Para empezar, compartirles unas cifras, hoy Michoacán es el estado más perredista del país; el porcentaje nacional que tiene nuestro partido se soporta en buena medida en el perredismo michoacano porque aquí nació el PRD, es la cuna del perredismo, como ha sido Michoacán la cuna de los tantos cambios de México; Michoacán pionero en la transformación de México, por Michoacán pasan las venas de la República, indiscutiblemente, porque aquí inició la Independencia, aquí se formaron y constituyeron los Poderes de México. Aquí nació el movimiento democrático que permitió la alternancia política del país, derivado de aquel movimiento encabezado por el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas a quien siempre le expresaremos nuestro respeto y nuestra gratitud.

En este estado, la cuna de grandes mujeres y hombres, aquí empezó la lucha por la democracia, aquí empezó la construcción de un proyecto distinto de país que hoy aquí seguimos porque las causas que dieron origen siguen vigentes en este país.
Hay que decir que en el terreno político electoral se dieron algunos avances, no quizá lo que muchos soñamos, pero hubo avances. Gracias a ese movimiento hoy hay órganos independientes, hay tribunales, hay reglas y más o menos se respetan los votos en las urnas.

Hace escasamente 25 años no había nada de eso compañeros y compañeras. Sólo hay que recordar que en esa época las elecciones las organizaba el gobierno, quien era el responsable del órgano electoral era el secretario de Gobernación. No había credencial de elector, no había ninguna instancia a la que pudieran recurrir para defender su derecho político o su derecho electoral.

Pero no solamente ahí se ha quedado el PRD, el PRD compañeras y compañeros, el PRD ha sido el principal promotor de los cambios de México, el principal defensor de los derechos y libertades. Quienes logramos el derecho de nuestras compañeras mujeres a tener el mismo derecho de participación electoral fuimos nosotros, sólo recuerden que nosotros empezamos en los estatutos 70/30, luego fuimos más allá, 50/50; hoy este sueño y anhelo que pusimos en los estatutos está en la Constitución General de la República y está en todas las constituciones de los estados.

Y así como ese, logramos muchas cosas: la Ley para la Protección de una Vida Libre de Violencia de nuestras compañeras mujeres, es una obra del PRD; la igualdad de derechos de cuarta y quinta generación en el Artículo Primero de la Constitución, fuimos nosotros quienes mejoramos la Reforma Electoral para darle voz y voto a quienes no las tenían y fue precisamente el PRD compañeras y compañeros.

El defensor de las principales causas de México es nuestro partido, compañeras y compañeros, que como bien se ha dicho aquí, costó cientos, quizá miles de vidas de mujeres y hombres valiosos de nuestro estado y de muchos rumbos de nuestro país, que ofrendaron su vida con tal de construir un proyecto distintos para los mexicanos y mexicanas.

Este Partido de la Revolución Democrática hoy tiene más vigencia que nunca porque México necesita cambiar, tenemos que cambiar para empezar, un régimen presidencialista caduco que muestra claros símbolos de agotamiento, que no da para más y que no representa ya la aspiración y los deseos de la mayoría de los mexicanos y mexicanos. Este país no aguanta un modelo económico que ha excluido del bienestar a la inmensa mayoría de las mexicanas y mexicanos. Esas causas siguen vigentes compañeros y compañeras.

Por eso en este marco de este aniversario, más que un espacio para reprocharnos o reclamarnos, es el espacio para llamarnos a la unidad. Necesitamos unidad en nuestro partido.

Sólo con unidad vamos a lograr lo que Sotelo dijo y aquí y el presidente Carlos Torres Piña, sólo unidos vamos a lograr el anhelo y sueño de cambiar de fondo este país porque nosotros tenemos un proyecto de transformación y nosotros representamos lo mejor del pensamiento progresista y de izquierda de México. Somos el partido más importante y con la mayor solidez de la izquierda en México.

Nosotros vamos a determinar, el PRD va a ser el factor determinante de quién va ser el próximo Presidente de la República. Nosotros lo vamos a determinar compañeras y compañeros.

Estoy de acuerdo en que el PRD tiene que defender las causas que le dieron origen; regresar y retomar nuestros principios, la base fundamental de nuestra fortaleza, el PRD nació de la conjunción de muchas fuerzas y pensamientos, y eso somos nosotros, un PRD diverso y que en su diversidad debe encontrar su fortaleza y en medio de ello, pongamos una cosa por delante: fortalecer nuestro partido, a nuestro proyecto, ese debe ser el punto de partida y luego pensar en lo que sigue para que podamos construir esa gran fuerza que permita ganar la Presidencia de la República el año que entra.

Pensemos entonces en trabajar en el fortalecimiento del Partido y luego sentarnos con quien debamos sentarnos de las fuerzas progresistas para construir lo que sigue.

El paso que sigue hay que construirlo juntos, no se construye de otra manera, no se construye desde una lógica de sumisión, de subordinación, menos de rodillas. Se construye entre iguales, se construye en el marco del respeto y la dignidad, y entonces sí podemos hablarnos entre iguales.

No cerremos la puerta a nada, me refiero a construir con las fuerzas progresistas y de izquierda; nosotros, por lo menos yo, no me opongo a eso, me parece que no es la ruta correcta antes de consolidarnos adentro, andar promoviendo a los de afuera, respeto la opinión de los demás pero así no se construye.

Primero construyamos adentro, fortalezcamos nuestro partido y luego platicamos, nos sentamos a construir lo que sigue. Esa es la ruta que creo debemos de seguir, entendiendo y coincidiendo como dijo Carlos Sotelo, no seamos sólo comparsas para que las fuerzas reaccionarias vuelvan a ganar el Gobierno de la República, eso yo no lo comparto, no lo quiero.

Quiero que este país transite hacia una nueva etapa y esa ruta de construcción la representa el gran movimiento de izquierda y fundamentalmente el PRD.

Por eso, vayamos compañeros con todo a fortalecer este proyecto del que somos parte; no titubeemos, no perdamos confianza en lo que tanto trabajo nos ha costado construir.

Hoy en Michoacán el PRD es el partido más reconocido y más respetado. ¿A qué se debe? al trabajo de nuestras compañeras y compañeros militantes, quienes tienen cariño por su partido, quienes tienen la camiseta bien puesta y saben que tarde o temprano alcanzaremos el sueño que todos hemos tenidos, de ganar el gobierno de este país y cambiar de fondo el rumbo de la nación.

Por eso, no nos distraigamos en pleitos estériles, en descalificaciones. La ruta está marcada, nuestro eje articulador debe ser nuestro proyecto y ese proyecto se llama Partido de la Revolución Democrática, ese es nuestro proyecto.

Nosotros aquí estamos, aquí seguimos, los que se fueron son otros, no nosotros. Nosotros aquí estamos dando la batalla y cuidando lo que tanto nos ha costado. Porque muchos, y lo digo por mí, me siento inmensamente orgulloso de ser militante fundador de nuestro partido. Siempre lo voy a decir a cuatro vientos y donde quiera que se necesite: soy militante, fundador del PRD y me siento inmensamente orgulloso de ser parte de este proyecto que aspira a representar los mejores anhelos y aspiraciones de la sociedad mexicana, de nuestros jóvenes que necesitan encontrar respuesta a sus inquietudes, a sus sueños y aspiraciones.

Necesitamos un partido que esté abierto a ofrecerles alternativas a nuestros jóvenes, mujeres y hombres; a las mujeres, a los hombres, a la sociedad en su conjunto, pero destaco nuestros jóvenes porque son el presente y futuro de nuestro estado y de nuestro país.

Hagamos pues que nuestra militancia perredista, nuestra principal inspiración en que los sueños son posibles compañeras y compañeros. No hay que confundirnos, no nos confundamos, cuando promovemos otro partido nada más generamos confusión entre la militancia. No hagamos eso, no comamos ansias, llegarán los tiempos de tomar las definiciones, pero hoy los que queremos al PRD, los que nacimos y crecimos en él, dediquémonos a fortalecerlo; respetamos la opinión de quienes han decidido otra cosa, nuestro respeto, pero no coincido con esa ruta y primero lo primero, y primero es fortalecer a este proyecto y ese proyecto es el Partido de la Revolución Democrática.

Qué viva Michoacán.
Qué viva el Partido de la Revolución Democrática.
Viva México, Viva México, Viva México.

Muchas gracias compañeras y compañeros.